España hacia el confinamiento e Illa culpable

Mientras los principales países europeos de nuestro entorno cerraban con urgencia los vuelos con el Reino Unido tras descubrirse en ese país una cepa del virus de contagio ultra rápido, España tardó tres días en cerrar su
espacio aéreo y ello permitió la llegada del virus inglés que ahora, y desde hace dos semanas, se extiende por nuestro territorio a gran velocidad.

El responsable de esta grave situación es el Gobierno de Sánchez y muy en particular el ministro Salvador Illa que ahora huye a las elecciones catalanas cuando España va camino de un nuevo confinamiento nacional, a nada que
sigan aumentando las muertes y los contagios por todo el país.

Los que ya tienen en vilo a varias CC.AA. y los que nos llevan por la misma senda del Reino Unido, ahora confinados. Otro país donde la incapacidad política de Boris Johnson ha llevado Gran Bretaña al desastre nacional.
En España y a pesar de la gravedad de la situación, el Gobierno sigue sin tomar el mando sanitario nacional y los gobiernos autonómicos siguen cada uno a su aire, mientras Valencia, Extremadura y La Rioja alcanzan cotas
alarmantes y empieza a crearse un ambiente de pesimismo y miedo en todo el territorio nacional.

El ministro Illa que ha llegado tarde a las tres oleadas del virus y ahora se esconde en Cataluña, incapaz de tomar el mando y de empezar a cerrar el país con confinamientos regionales y camino del cierre nacional. Lo que
puede incluso afectar a las elecciones catalanas y provocar un retraso de esta cita electoral.

Esta claro que lo único que frena la pandemia es el cierre y el confinamiento de la población, como está claro el que, por ausencia de un mando nacional, el proceso de vacunación en España es tan confuso, y desigual como todo lo demás.

Y el máximo responsable político de todo ello es el Gobierno de Sánchez y el ministro Illa de manera especial. Hasta el punto que empieza a dar ahora la impresión de que su traslado a Cataluña ha sido la fórmula utilizada por
Pedro Sánchez para forzar y camuflar su necesaria destitución. La que ahora puede coincidir con el regreso del cierre de la economía y la vuelta de los ciudadanos al encierro nacional.