La mala gestión de la pandemia pasa factura al Gobierno

Las últimas tres encuestas de intención de voto publicadas por los diarios ABC, El Mundo y La Razón coinciden en detectar una caída importante de los apoyos que reciben los partidos del Gobierno PSOE y Podemos. Y la subida de las formaciones de la Oposición que en su conjunto supera al los partidos del Ejecutivo mientras se recorta de manera sensible la distancia entre el PSOE, que sigue primero, y el PP.

Y causa de este razonable vuelco de la intención de voto de los españoles reside en la pésima gestión del Gobierno en la crisis sanitaria y económica del país, y el cansancio de la ciudadanía ante la constancia de una segunda ola mas mortífera que la primera y la confirmación de una tercera oleada de impactos negativos que ya está en marcha en España.

A lo que se deben añadir los retrasos y la desorganización en la aplicación de las vacunas en España que aparece como un país rezagado respecto a nuestros vecinos europeos.

Lo que confirma un empeoramiento general en todos los frentes que se verá aumentado cuando aparezcan los datos de los pasados días de Navidad por causa de la relajación en dichas jornadas de las medidas de precaución y el aumento de la movilidad y de las reuniones de familiares y de amigos.

En el origen de este empeoramiento está la ausencia de un mando nacional sanitario al que se ha añadido la fuga del ministro de Sanidad Salvador Illa hacia las elecciones de Cataluña en medio de tan alarmante situación. Y con el argumento de que la notoriedad, aunque negativa, de Illa puede favorecer las expectativas electorales del PSC.

Y todo ello cuando la tensión en el interior del Gobierno de coalición no cesa y se anuncia una remodelación del Gobierno de Pedro Sánchez, en uno o en dos tiempos -antes y después de las elecciones catalanas- lo que tiene a Pablo Iglesias sumido en la incertidumbre y sometido a una muy creciente preocupación.

Aunque la mayor inquietud corresponde al conjunto de los españoles que no acaban de ver la salida del largo y oscuro túnel de la pandemia y que están sufriendo, sorprendidos, el retraso de la vacunación. Lo que por otra parte provoca daños en la esperada recuperación de la economía ante la ausencia de un claro horizonte de recuperación.