Blog de Pablo Sebastián. Presidente y fundador del diario de internet Republica.com

Convulsión en el Sáhara y en el Estrecho

Convulsión en el Sáhara y en el Estrecho

El pasado 30 de octubre el Consejo de Seguridad de la ONU aprobó una Resolución (la 2548/2020) en la que se invita a Marruecos, Frente Polisario, Argelia y Mauritania a retomar el diálogo tras los incidentes armados que han ocurrido recientemente entre las fuerzas del Polisario y Marruecos en algunas zonas del Sáhara Occidental.

La resolución, que contó con el voto favorable de los EEUU, recuerda los compromisos y las resoluciones anteriores del Consejo de las Naciones Unidas y especialmente la relativa a la celebración en el Sáhara Occidental de un referéndum de autodeterminación de la población autóctona.

Un mes y medio después de estos acuerdos el Presidente de los EEUU, Donald Trump, ha anunciado un acuerdo con el Reino de Marruecos por el que los Estados Unidos reconocen, por su cuenta y al margen de la ONU, la soberanía de Marruecos sobre el Sáhara Occidental.

En contrapartida el Gobierno marroquí aceptó abrir relaciones diplomáticas con Israel. Un anuncio que fue acompañado con una declaración del Rey Mohamed VI de Marruecos diciendo que su país mantiene sus compromisos con el pueblo palestino (sic).

Estos son los hechos ocurridos en las últimas horas. Y a ellos se ha sumado una declaración de la ministra española de Exteriores, González Laya, en la que reafirma el compromiso de España con las resoluciones de la ONU y en consecuencia con el derecho de autodeterminación del pueblo saharaui.

Un referéndum que Pablo Iglesias solicitó hace unos días, en vísperas de la Cumbre hispano marroquí del 17 de este mes en Rabat, lo que provocó a petición de Marruecos su salida de la comitiva. Y una cumbre de Rabat que ha sido suspendida por Marruecos tras la decisión de Trump y la declaración  contraria de la ministra española de Exteriores, a lo que se ha sumado una declaración de Podemos contra Trump y en apoyo del Frente Polisario.

Y todo ello conduce a una etapa de tensión entre España y Marruecos. La que se inició cuando el presidente Pedro Sánchez no quiso que su primer viaje al exterior fuera a Marruecos, como manda la tradición entre ambos países, lo que sentó mal en Rabat cuando vieron a Sánchez llegar a Paris para entrevistarse con el presidente Macron.

Esta nueva situación creada por Donald Trump y que muy difícilmente podría alterar el presidente Joe Biden a partir del año próximo, porque ello afectaría a las relaciones de Washington con Rabat y Tel Aviv. Además supone un vuelco estratégico en la región del norte de África por parte de Estados Unidos y también en la zona del Estrecho de Gibraltar.

Lugar donde Washington tiene desplegadas sus fragatas anti misiles en la base española de Rota y tropas de despliegue sobre África próximas a la base aérea de Morón. Y una zona donde se mantiene la base británica en Gibraltar, la colonia británica que el 31 de diciembre abandonará la UE.

Y a no perder de vista las aspiraciones marroquíes sobre Ceuta y Melilla y la crisis de la emigración ilegal marroquí o a través de Marruecos hacia España que está inundando ahora las costas de Canarias y que era cuestión clave a debatir en la cumbre de Rabat que ahora ha sido suspendida.

A pesar de las muchas cuestiones a debatir que están pendientes entre los dos países vecinos, que mantienen unos importantes intercambios turísticos y comerciales en el marco de la UE, y que están obligados a entenderse. Y a no perder de vista algo fundamental: Marruecos ha sido y es un muro para la contención del terrorismo islámico en el sur de Europa.

Aunque ahora, y tras la decisión de Trump de reconocer el Sáhara como marroquí, la situación ha cambiado y Marruecos despreciará a la ONU. Y el conflicto armado del Sáhara volverá en esa zona, donde los americanos pretenden explotar sus riquezas, abrir un consulado en Dakla y puede que desplegar tropas-. Aunque si hay guerra en el Sáhara y los EEUU están del lado de Marruecos ya sabemos quien la ganará.

Sobre el autor de esta publicación

Pablo Sebastián

Pablo Sebastián, actual Editor y fundador del diario digital Republica.com, ha sido el primer periodista en fundar un diario exclusivamente digital de habla hispana en España y America, al iniciar esta su etapa profesional y digital en el año 1997 con EstrellaDigital.es, hace ya 25 años.

Pablo Sebastián, nacido en Córdoba en 1947, es licenciado en Periodismo por la Universidad de Navarra y desarrolló una amplia carrera profesional en la que trabajó en todos los diarios impresos de la Transición: ABC, Diario 16, El Pais, El Mundo y El Independiente que fundó y dirigió.

Asimismo fue delegado del Periódico de Cataluña en Madrid, director de Interviú, subdirector de Tiempo, y corresponsal de EFE, ABC y Cambio 16 en Bruselas. Y más adelante corresponsal de TVE en Paris, después de haber dirigido uno de los telediarios (TD3) de la primera cadena de TVE y haber colaborado en radio con RNE, COPE y Onda Cero.

Pablo Sebastián fue vicepresidente de la APE, Asociación de Periodistas Europeos, y luego secretario general y fundador de la AEPI, Asociación de Periodistas y Escritores Independientes. Tiene en su haber el ‘Premio del Periodismo Europeo, el Premio del Movimiento Europeo, el Premio Luca de Tena, así como el Premio a la Libertad de Expresión. Durante la Transición y en la oposición al franquismo fue representante, durante su estancia en Bruselas, de la Junta Democrática de España ante la Comisión Europea y el Parlamento Europeo.