Iglesias se tutea con el Rey

El vicepresidente del Gobierno Pablo Iglesias ha vuelto a dar la nota en su viaje a Palma de a Mallorca para participar en la cumbre bilateral con el Gobierno de Italia, porque Iglesias ahora también reclama su cuota de protagonismo en política exterior. Por eso viajó hace unas semanas a Bolivia con el Rey Felipe VI y ahora con Pedro Sánchez a para la cumbre bilateral con el primer ministro italiano Giuseppe Conte.

Ya dio la nota diferencial en el viaje a Bolivia firmando allí un manifiesto de la izquierda contra el golpismo de la derecha en América Latina. Y ahora ante el encuentro con Conte Iglesias ahora ha enturbiado la reunión de Palma con unas declaraciones al diario La Stampa en revela las discrepancias que mantiene con Sánchez en el seno del Ejecutivo, diciendo que en esto de los gobiernos de coalición en España hay que aprender mucho de Italia.

Lo que ha servido para hacer bromas en la rueda de prensa conjunta en la que el presidente del Consejo de Ministros de Italia ha dicho, con exquisita prudencia, que él no tiene que dar consejos a los españoles sobre cómo se ha de llevar un Gobierno de coalición.

Aunque ésta claro que en Italia es él quien manda es Conte lo que no ocurre en España donde manda el vicepresidente Iglesias y donde se mantiene un extraño liderazgo bicéfalo de Sánchez e Iglesias, que imaginamos acabará mal una vez ya estén aprobados los PGE.

Y luego ya veremos que hace Sánchez si tras las elecciones catalanas del 14-F sigue con Iglesias o si lo cesa y lo pone ‘de patitas en la calle’ porque está harto de su ambición y deslealtad. Aunque puede que Sánchez tenga un lado masoquista y que entonces decida continuar esa extraña amistad.

Ahora bien, lo más sorprendente de las declaraciones de Iglesias La Stampa de Turín es que ‘se tutea con el Rey’, Felipe VI. Y si está mal que eso lo haga Iglesias rompiendo el protocolo y la formalidad en el ámbito institucional peor nos parece que a ese obsceno y promiscuo juego de Iglesias se preste el Jefe del Estado y Rey de España, don Felipe VI.

Aunque a partir de ahora habrá todos los españoles pueden llamarle Felipe a secas y tutearle como Iglesias. Se imaginan un diálogo así de: ‘Hola Felipe, como están Letizia y las niñas Leonor y Sofía.

Eso no puede ser y la Casa Real debe rectificar esa ausencia de cortesía y de formalidad protocolaria. De lo contrario en las próximas ruedas de prensa de La Moncloa todo el mundo a tutear al Presidente, Vicepresidente y a los Ministros con preguntas de este tenor: ‘Oye Pedro ¿Qué pasa con los PGE?

Si el Rey Felipe VI se deja tutear por Iglesias, consiente que Sánchez decida sobre si su padre debe marcharse o no de España y acepta que Sánchez le impida, al Jefe del Estado, viajar a Barcelona, pues entonces mal, muy mal, van el Rey y la Monarquía si no se hacen respetar.

Está claro que Iglesias es el que manda, ‘el puto amo’, decía Pep Guardiola de José Mourinho, pero todo tiene un límite y las formas son en política y en la vida institucional son tan importantes como todo lo demás.

No olvidemos el incidente del presidente de Francia Enmanuel Macron, cuando saludaba en la calle a un grupo de personas y un joven le llamó ‘Manu’, lo que provocó una airada reprimenda de Macron al joven ante las cámaras de televisión por falta de respeto al Presidente de la República.