Casado, ‘solo ante el peligro’

Ya sabemos que Pablo Casado no es Gary Cooper ni le acechan peligros como al mítico sheriff de Hadleyville pero el joven político del PP parece que ha decidido romper amarras, y avanzar solo tras haberse liberado en tan solo unos meses de propios y extraños.

Empezando por la ruidosa Cayetana Álvarez de Toledo, y siguiendo por su relación en lo político y personal con Vox y su líder Santiago Abascal, en aquel agrio debate durante la fallida moción de censura de Vox contra el presidente Sánchez.

Y ahora acabamos de presenciar otra ruptura tras deshacer Casado el proyecto de pacto electoral con Inés Arrimadas y Cs en Cataluña para acudir juntos, Cs y PP, a los ya inminentes comicios catalanes del 14 de febrero.

Comicios donde las últimas encuestas le dan una importe subida y entrada de Vox en el Parlamento catalán. Y puede incluso que con más votos y más escaños que el PP. Lo que de confirmarse el 14-F sería un pésima noticia para Casado y el PP, que provocaría un terremoto entre el electorado de la derecha nacional.

La ruptura de Casado con Arrimadas es comprensible después de lo que les ocurrió a ambos en el País Vasco. Y además porque los devaneos de Cs con Sánchez han dejado a Cs y Arrimadas en muy difícil situación en Cataluña y camino de un batacazo electoral,

Como el que se dio Albert Rivera en las elecciones generales del 19-N, hace un año y en el que fue crucial el anuncio de Rivera, en campaña electoral, de que dispuesto a pactar con Sánchez.

Que es lo mismo que ha dicho Arrimadas a propósito de los PGE donde hizo un bonito ridículo al creer que Sánchez e Iglesias iban a renunciar a pactar los PGE con ERC y Bildu, que son sus habituales compañeros de viaje en la moción de censura, la investidura y ahora en los PGE.

Ahora Arrimadas se esfuerza en explicar lo inexplicable de su acercamiento a Sánchez y no solo por causa de la eliminación de la Lengua Castellana en la enseñanza catalana. Sino también por todo lo demás de Sánchez. Lo que la esquiva Arrimadas sabía y callaba como los indultos a los golpistas, o la reforma del delito de sedición y el constante traslado de presos de ETA.

De manera que vamos a ver qué pasa con Cs en Cataluña y como se salda el combate electoral catalán entre el PP y Vox. Aunque en esos comicios la batalla más importante será la que protagonizarán el preso Junqueras y el prófugo Puigdemont dos delincuentes y golpistas que disputan el liderazgo catalán.