Margarita Robles, 'estadista'

El Ministerio de Defensa es un Ministerio ‘de Estado’ y su titular Margarita Robles es una ministra de Estado con actitudes de ‘estadista’. Aunque el hablar bien de ella puede que no la beneficie por los celos que genera en La Moncloa y la irritación que eso causa entre sus compañeros de Gobierno de Podemos, empezando por Pablo Iglesias.

Pero es bueno saber que en el Ejecutivo de Pedro Sánchez existen personas de claro compromiso democrático y constitucional como Margarita Robles.

La que puede que algún día esté llamada a mayores responsabilidades en la política española donde cualquier cosa puede pasar en cualquier momento.

Sobre todo una vez que el vicepresidente Iglesias parece haber entendido que el día en el que el presidente Pedro Sánchez tenga los PGE de 2021 en ‘el bolsillo’, entonces Sánchez podría prescindir sin ningún problema de Pablo Iglesias y de sus ministros de Podemos.

El último incidente de la enmienda a los PGE sobre desahucios presentada por UP (contra sus propios PGE), ERC y Bildu, ha caído como una bomba en el seno del Gobierno, donde no ocultaron su indignación las vicepresidentas Calvo y Calviño, la titular de Hacienda, M.J. Montero, y ahora la ministra de Defensa, Margarita Robles.

La que le ha recordado a Iglesias que el Presidente del Gobierno es Pedro Sánchez, lo que ha provocado una burda réplica de la secretaría de Estado de Sánchez Ione Belarra que ha descalificado personalmente a Robles para decir que ‘es la ministra favorita de los poderes que quieren que gobierne el PP con Vox’.

Semejante exabrupto constituye la enésima deslealtad -como la enmienda de los desahucios para prohibirlos hasta 2023- de Iglesias a Sánchez, lo que sin duda está colmando el vaso de la paciencia del Presidente (que debía de haber cesado a Belarra de manera fulminante) quien veremos que decide el mes de enero si para entonces tiene aprobados los PGE y ya se ha cumplido el primer año de Gobierno de coalición.

Aunque algunos observadores anuncian que si Sánchez pretende cesar a Iglesias lo hará después de las elecciones catalanas del 14 de febrero. Pero lo que está claro es que la tensión de Iglesias y Sánchez no cesa de subir y ya veremos cómo acaba, porque está claro que así no pueden continuar.

Como está claro que Sánchez con los PGE de 2021 tiene la legislatura bajo su control y no necesita a Podemos para nada. Aunque la cuestión de fondo no radica en esa posible ruptura con Iglesias sino en saber si Sánchez quiere regresar a la senda constitucional, o seguir los pasos que le marca Iglesias.

Los que ya ha asumido Miquel Iceta en Cataluña, desde el PSC, pidiendo una reforma constitucional en favor de un ‘Estado federal’. Lo que a buen seguro no comparte la ministra Margarita Robles desde su posición realista de inequívoco compromiso con la vigente Constitución de 1978, la que sin el consenso del PP no se puede cambiar.