El Castellano y la enseñanza concertada

La nueva ley de Educación de la ministra Celáa ha sido aprobada en el Congreso de los Diputados en medio de una monumental bronca de la oposición al frito de ‘Libertad, Libertad’, frente a lo que se denuncia como una operación política e ideológica del Gobierno del PSOE y Podemos en contra de la escuela ‘concertada’ y de la libertad de enseñanza.

Y también en contra del apartado de la Ley donde se elimina a la Lengua Castellana como oficial y vehicular en la enseñanza en Cataluña, lo que sin duda constituye una decisión inconstitucional -que la oposición recurrirá al TC-, que abunda en la ruptura de la convivencia catalana.

En el corto plazo y como efecto inmediato la aprobación de esta Ley incluye la ruptura irreversible de Inés Arrimadas con Pedro Sánchez en lo que a los PGE de 2021 se refiere y a cualquier otro pacto político, con excepción de la Sanidad.

A Sánchez la marcha de Arrimadas no le preocupa porque ya contaba con ello a pesar que intentó retenerla inútilmente hasta el último momento. Por lo que Sánchez ahora queda en manos de Iglesias, Otegui y Junqueras para aprobar los PGE, tal y como lo pretendía el líder de Podemos. Los PGE que para Sánchez son imprescindibles para consolidar su presencia en el poder en lo que queda de la legislatura.

Estamos ante un esperado nuevo paso más de la apisonadora del Gobierno social comunista de Sánchez e Iglesias que margina y discrimina de manera intencionada, y como no había ocurrido con anteriores gobiernos del PSOE, a la enseñanza privada y concertada.

Con el argumento de que este es un sector de ‘privilegiados’ -que sin duda ayuda al Estado y reduce y mucho los coste de la enseñanza pública-, lo que, en consecuencia, daña el pluralismo en la enseñanza y la libertad de docencia y familiar.

El rodillo de Sánchez e Iglesias funciona como un reloj y continúa su ritmo de crucero rumbo a los PGE de 2021 en la que será la cita decisiva y crucial del fin del curso político de este complicado 2020, donde la fractura política y social del país no cesa de aumentar.

Y más que lo hará cuando lleguen, el 14 de febrero de 2021, los comicios autonómicos catalanes, otro hito esencial en los tiempos que corren y para el que Sánchez prepara los indultos a los golpistas del 27-O y la reforma del delito de sedición como parte del pago a ERC de sus votos favorables a los PGE.

Como parte de dicho pago era la eliminación de la lengua castellana de la enseñanza catalana. Otro ataque a la libertad y a la Constitución del que es responsable no sólo Pedro Sánchez sino también el PSOE, donde ante todo esto se está guardando un silencio unánime, vergonzoso y demoledor.