Hungría y Polonia bloquean la UE y crece la rebelión en el PSOE

En la graves y difíciles circunstancias políticas, económicas y sanitarias, en las que viven los ciudadanos de la Unión Europea, no se pueden cometer errores tan graves como los cometidos por la Comisión Europea de la UE al amenazar con el bloqueo de fondos de recuperación económica a aquellos países que no cumplan a rajatabla el respeto del Estado de Derecho, antes de que dichos fondos fueran aprobados por el Consejo Europeo.

Lo que ha permitido a Hungría y Polonia anunciar el bloqueo de dichos fondos antes de su puesta en marcha, abriendo una nueva y grave crisis en el seno de la UE. La que entre otras cosas pone en peligro la llegada de esos fondos a países muy necesitados de ayudas financieras como España.

Un país el nuestro donde los errores políticos del presidente Sánchez, por su apoyo, concesiones y elogios a Bildu para que apruebe los PGE de 2021, ha desatado una tormenta política en todo el país y dentro del PSOE, donde empieza a gestarse un conato de rebelión contra el presidente Sánchez por humillar al Gobierno de España y al PSOE ante Bildu tras seguir Sánchez la estrategia que le marca su vicepresidente Pablo Iglesias.

Demasiado confiado parece el presidente Sánchez con su temerario y a la vez erróneo rumbo político en el que incluye la aprobación inmediata de los PGE de 2021, con la ayuda de Bildu y ERC, y la pronta llegada a España de los fondos de la UE para la reconstrucción económica del país.

Fondos que han bloqueado Hungría y Polonia, lo que abre un calendario de incertidumbre en la UE. Y deja en probada evidencia a la presidenta Úrsula Von Der Leyen de la Comisión Europea y en entredicho el actual proyecto de los PGE de Sánchez, que ya veremos cómo acaba ante la crisis abierta en el PSOE por su relación con Bildu.

En política tanto en Europa como en España, como dice el proverbio, ‘nadie debe vestir la piel del oso antes de cazarlo’. Y eso es lo que han hecho Von Der Leyen y Sánchez, respectivamente. Y ahora todo está de nuevo en el aire bajo un manto de inquietud que empeora la crisis de la UE y de España.

Un país el nuestro donde los indecentes elogios del Gobierno (como los del ministro Ábalos) al partido filo terrorista Bildu, y otros al partido golpista ERC (al que le están tramitando los indultos a los golpistas) están desatando una gran tormenta política en todo el país y en el PSOE.

El partido desde donde Sánchez lidera un Gobierno sin otro objetivo que su sola ambición personal, contra de los intereses de España y a las órdenes de Pablo Iglesias que es quien manda en el Gobierno. Y ‘le marca la agenda a Sánchez’ como lo denunció el presidente socialista de Castilla La Mancha, Emiliano García Page, y otros barones socialistas e históricos dirigentes del PSOE.

De manera que veremos cómo acaba el vergonzoso pacto con Bildu y si no deriva en una ruptura del Grupo Parlamentario del PSOE en el Congreso de los Diputados, que bloquearía los PGE de Sánchez e Iglesias y su pretensión de asegurar la legislatura. Cuidado con el escándalo de Bildu, el partido filo etarra que ha dicho que viene a Madrid para ‘tumbar el Régimen’. Y cuidado con la crisis del PSOE, mientras seguimos a la espera de una respuesta de la UE al desafío de Hungría y Polonia, lo que por ninguna parte se ve.