Y España sin Gobierno y sin Oposición

Crece la pandemia por toda España mientras aumentan los disturbios y el caos de las medidas preventivas, contrapuestas y contradictorias entre las CC.AA. Y en la ausencia del Gobierno nacional, una vez que el presidente Pedro Sánchez ha desaparecido del escenario nada más conseguir para él la autorización del Congreso de un ‘estado de alarma’ de seis meses. El que por ahora se presenta disperso, confuso y variopinto y según las decisiones que se adopten en cada uno de los gobiernos autonómicos.

Y todo ello mientras la alarma de la segunda oleada de la pandemia crece por toda Europa y países vecinos de España, como Francia y Portugal y otros como Bélgica, Alemania e Inglaterra empiezan a aplicar sin remilgos confinamientos plenos parecidos a los de la pasada primavera.

Los que pronto veremos en España si Sánchez regresa de sus fiestas de Halloween y decide ponerse al frente de un país donde la indignación general, por los diferentes controles de la pandemia, empieza a provocar disturbios de los sectores más radicales del país. Manifestaciones de todo orden pacíficas y violentas a las que no tardarán en sumarse los indignados de la crisis económica nacional.

El ministro de Sanidad, Salvador Illa está, abrasado, no tiene una propuesta para responder a la grave situación nacional. Se ha equivocado en casi todo, llegó tarde al arranque de la pandemia, no hizo nada en el verano, llega tarde a la segunda oleada y además no dice la verdad.

Y es incapaz de contar el verdadero número de muertos en España por el COVID-19 que muy probablemente supera la cifra de 65.000 personas, lo que sitúa a España al frente de esta macabra estadística europea y entre los primeros del mundo en fallecimientos por número de habitantes.

Y ¿por qué España bate récords de contagios y muertes? Pues por causa de la pésima gestión del Gobierno de Sánchez, y en ausencia de una firme oposición. Porque Arrimadas está entregada al Gobierno y porque Casado no actúa como debiera y mantiene en la presidencia de Madrid y la jalea a una Isabel Ayuso que es una catástrofe indocumentada y que está peleada con su socio de Cs.

La Ayuso que se cree la líder nacional del PP y de la oposición a Sánchez, que en su territorio ha sido una gestora catastrófica y confusa y que además es la responsable política y puede que pena de la muerte de varios miles de ancianos en las residencias madrileñas de la tercera edad.

Y de todo esto es corresponsable el jefe de Ayuso en el PP Pablo Casado, que critica a Sánchez y se abstiene en la votación, y que ahora se dedica a pelearse con Vox.

De manera que en medio de esta enorme crisis nacional que nos meterá de bruces en una recaída profunda de la crisis económica resulta que estamos sin Gobierno y sin Oposición.