A Casado sí le preocupa la moción de censura

En contra de lo que pregona Pablo Casado, quitándole importancia, al líder del PP le preocupa y mucho la moción de censura presentada por Vox en contra el presidente del Gobierno Pedro Sánchez. Le preocupa porque con esta iniciativa Santiago Abascal asume el liderazgo de la oposición, deja al PP en un segundo plano y ocupa espacios en los medios de comunicación.

Y tanto le preocupa a Casado la moción que ha cometido el error de no querer desvelar cuál será el sentido del voto del PP -que lo decidirá él- con lo que le ofrece a Vox un plus de expectación.

La moción de censura presentada por Vox contra el Presidente Sánchez se está convirtiendo en un divertimento político con el que el Gobierno espera desviar la atención, de las esperadas y duras críticas de Santiago Abascal a Sánchez e Iglesias, hacia los escaños de la derecha para ver qué hace el PP con sus votos y como discuten Casado y Abascal.

Lo que parece claro, y así suele ser costumbre, es que los diputados del Congreso votarán lo que les digan sus respectivos ‘amos’ o jefes de fila, porque esa obediencia indebida del ‘mandato imperativo’ es lo habitual. Y si alguien, como por ejemplo Cayetana Álvarez de Toledo que ya ha pedido la abstención, se desmarca de lo que finalmente ordene Casado que se atenga a las consecuencias porque a lo mejor tendrá que cambiar su ubicación en el hemiciclo para pasar del ‘gallinero’ del PP al del Grupo Mixto.

Sabemos que la moción de censura no triunfará aunque su inductor Abascal asegura que Vox ya la tiene ganada en la calle. Mientras su portavoz en el Congreso Espinosa de los Monteros, con exceso de optimismo, afirma que habrá sorpresas porque varios diputados rebeldes de otros partidos votarán con Vox.

El impacto político de la moción de censura no durará ni siquiera un mes en un país como España que tiene otras cuestiones más importantes de las que ocuparse como son el aumento de los contagios del virus en todo el país, la crisis institucional y su deriva judicial y los problemas económicos y sociales que a la espera están de que se publique el borrador de los PGE de 2021.

Pero el líder del PP Pablo Casado le está dando a la moción de censura un protagonismo excesivo poniéndose misterioso -como hizo y se equivocó en las votaciones del estado de alarma- negándose por ahora a desvelar cuál será el sentido del voto que impondrá en el PP y diciendo que está moción de censura no le importa nada

Pero sí que le importa a Casado y le inquieta. No en vano en la dirección del PP llevan semanas debatiendo sobre ello y preparando discursos y réplicas del debate tanto con Sánchez como a Abascal. Porque en el PP temen que con esta moción Abascal consiga movilizar a su favor a votantes y militantes del PP y que ello tenga reflejo en los próximos sondeos electorales, abriendo una brecha que luego no sería fácil de cerrar.