Algo está pasando en ‘el otro PSOE’

Los recientes ataques del Gobierno de Sánchez al Rey y a la independencia de la Justicia, con su proyectada reforma autoritaria de la Ley Orgánica del Poder Judicial de 1985, están removiendo, de momento con sigilo, a una buena parte de los dirigentes regionales del PSOE que ven en todo ello una deriva autocrática y antidemocrática del Presidente del Gobierno.

Máxime ahora que la Comisión Europea acaba de sacar una ‘tarjeta amarilla’ a Sánchez por querer alterar el juego democrático y el Estado de Derecho en España. Una advertencia muy seria como la que nunca ha sufrido nuestro país desde su incorporación, hace ahora más de 35 años, a los Tratados de la CEE, Comunidad Económica Europea, la hoy Unión Europea (UE).

Una advertencia política de Bruselas por riesgo de involución democrática en España que puede tener graves consecuencias económicas si, como ahora se está planteando ante los Gobiernos de Polonia y Hungría, la UE decide bloquear los fondos acordados por el Consejo Europeo de 140.000 millones de € de la UE para la recuperación económica española.

Un dinero imprescindible para evitar la quiebra de España y plantear los nuevos Presupuestos Generales del Estado de 2021, cuyo borrador continúa ocultando el Gobierno de Sánchez para intentar conseguir el apoyo a los PGE de ERC, PNV, Bildu, Cs y otras minorías. Lo que no parece posible que vaya a ocurrir al completo por el antagonismo existente entre Cs y ERC.

Y se equivoca Sánchez si considera él que puede seguir avanzando en sus negociaciones con la UE sin retirar la proposición de Ley Orgánica del Poder Judicial, porque en ese caso la Comisión Europea le puede sacar la ‘tarjeta roja’ y España no recibirá un solo euro de la UE.

Y conviene saber este planteamiento implacable de la UE para los países que ahora están bajo sospecha de involución democrática y bajo vigilancia de Bruselas, no es sólo relativo al nivel democrático de las naciones hoy en observación (España, Polonia y Hungría). Sino que las sospechas sobre la fractura de su Estado de Derecho se extienden al ámbito de las obligadas e imprescindibles ‘confianza’ y ‘seguridad jurídica’.

Lo que está en entredicho en estos tres Estados e incluye un alto riesgo para las naciones del norte europeo que van a soportar con sus fondos el rescate de las naciones de la UE más dañadas por la crisis sanitaria y económica. Es decir, a la obligatoria premisa democrática y del Estado de Derecho se unen las garantías jurídicas que han de asegurar el buen uso del dinero de la UE y la devolución de los fondos en préstamo. Y si no hay ‘confianza ni seguridad jurídica’ no habrá dinero como parece lógico y natural.

Y si no hay dinero habrá quiebra de España y su Estado Autonómico en el que muchas de sus CC.AA. gobierna el PSOE. De ahí que a las más que preocupante deriva anti democrática e inconstitucional de Sánchez en la compañía de Podemos, Bildu y ERC, en importantes sectores regionales del PSOE se le suma la inquietud económica y social de la advertencia de la UE.

Y hemos visto al presidente de Aragón Lambán acudir en Socorro del Rey, y al presidente de Castilla La Mancha García Page en una actitud similar, y a la ministra de Defensa, Robles. Y al presidente de Extremadura Fernández Vara en contra de la reforma del Poder Judicial, y puede que también a la primera dirigente andaluza Susana Díaz, y al portavoz del PSOE en la oposición de la Asamblea de Madrid, Ángel Gabilondo.

Como ya hemos oído las muy duras críticas a la deriva no democrática del Gobierno de coalición de Sánchez e Iglesias del ex presidente del Gobierno Felipe González, y numerosos de sus ex ministros y altos cargos que ven en todo ello la ruptura del pacto democrático y constitucional de la Transición.

Atención pues al ‘otro PSOE’ socialdemócrata y constitucional frente a la deriva ‘sanchista’ y populista del presidente del Gobierno porque si Sánchez insiste en su ataque a La Corona y a la independencia del Poder Judicial se puede encontrar, como ya le ocurrió el 1 de octubre de 2016, con la ruptura de una parte del PSOE por más que ahora considere que él tiene el control.