Sánchez avanza implacable mientras PP y Cs protestan

Mientras desde el FMI se señala a España como el país más dañado en la economía por la pandemia del coronavirus, y aumenta la caída del PIB que hace días fijó el Gobierno del 11,2 % para 2020 hasta el 12,8 %, en España la fiesta de la bronca política continua por tierra mar y aire.

Así y como prometió el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, PSOE y UP han presentado en el Congreso de los Diputados una proposición de Ley para la reforma exprés de la Ley Orgánica del Poder Judicial por la negativa del PP de facilitar la renovación del CGPJ que lleva un año y ocho meses de retraso.

Sánchez avanza implacable en su gestión y disfruta del poder mientras en la oposición impera, sobre todo en PP y Cs, un gran desconcierto y flagrantes contradicciones. No en vano ayer en el PP la portavoz Cuca Gamarra acusaba a Sánchez de ser un dictador, mientras Pablo Casado hablaba de ‘atropello a la legalidad’.

Pero cierto es que el PP lleva casi dos años bloqueando la renovación del Poder Judicial, que la iniciativa de PSOE y UP es legal y legítima y no afecta a la separación de poderes del Estado, porque en España esa separación es ficticia y la actual Ley del Poder Judicial favorece, en la elección de los consejeros del CGPJ, a quien está en el Gobierno.

Por lo que no creemos que los hora anunciados recursos de PP, Vox y Cs al Tribunal Constitucional vayan a prosperar. Como tampoco van a tener efecto las quejas que el PP anuncian que presentará en el marco de la UE porque desde allí se le ha criticado al PP que no favorezca la renovación del CGPJ.

Además si todo esto es tan grave y ‘dictatorial’ como dice el PP ¿por qué no colabora el PP con Vox en la moción de censura contra Pedro Sánchez, que se debatirá los próximos días 21 y 22 en el Congreso?

A Cs le pasa algo parecido. Ayer Edmundo Bal portavoz parlamentario de Cs calificaba de ‘intolerable y ataque a la separación de poderes’ la anunciada reforma de la Ley Orgánica del Poder Judicial. Pero Cs ha calificado también de ‘intolerables’ las críticas al Rey desde el Gobierno o los anunciados indultos a los golpistas catalanes.

Pero si todo eso es tan ‘intolerable’ como dice Cs en ese caso ¿por qué Inés Arrimadas se mantiene a favor de pactar con Sánchez e Iglesias los Presupuestos de 2021 para garantizar con esos PGE la permanencia del Gobierno de coalición -‘intolerable’- en el poder durante toda la legislatura?

A Casado la estrategia de bloquear el CGPJ durante casi dos años le va a salir muy cara, como cara le está saliendo el entregar el liderazgo del PP nacional a la inefable presidenta madrileña Isabel Ayuso que, por más que se empeñe, tiene todas las de perder en su pulso en contra del Gobierno de Sánchez.

Un Presidente del Gobierno que va a por todas, no se para en barras y avanza implacable por el campo de la política española, ejerciendo de manera inmisericorde el poder. Un día veta el viaje del Rey Felipe VI a Barcelona, otro implanta el ‘estado de alarma’ en Madrid, otro promete los indultos para los golpistas catalanes y ahora anuncia la reforma a toda velocidad de la Ley Orgánica del Poder Judicial.