La ministra Robles con el Rey y la Constitución 

En el día de la fiesta nacional del 12 de Octubre la ministra de Defensa, Margarita Robles, ha declarado: ‘si España quiere ser una democracia consolidada y un país respetado y respetable, no se pueden poner permanentemente en cuestión las instituciones y eso vale para la monarquía y para el Poder Judicial". Una monarquía que según la ministra Robles es "pieza esencial en el acto constitucional".

No se puede hablar con más contundencia y mayor claridad en respuesta a los ataques que el Rey Felipe VI ha sufrido por parte del vicepresidente del Gobierno Pablo Iglesias y del ministro de Consumo Alberto Garzón, los que días atrás acusaron, sin decir verdad, al Rey de ‘romper la neutralidad’ y de ‘maniobrar contra el Gobierno’, sin que el Presidente Sánchez criticara esas conductas y afirmaciones de miembros de su Gabinete.

Peor aún Sánchez estuvo en el origen de ese incidente al vetar el viaje del Rey a Barcelona para asistir a un acto académico en la Escuela Judicial con el argumento, indecente e inconstitucional, lanzado por el ministro de Justicia Juan Carlos Campo, de que ‘la presencia del Rey en Barcelona dañaba la convivencia en Cataluña’.

Afirmación que, además de falsa, constituye una prueba de la ilegalidad del veto al viaje del Rey a Cataluña -que unos días después Sánchez quiso enmendar-, y de fractura del Estado de Derecho por parte del Gobierno de España. Porque nadie puede prohibir a don Felipe VI, como persona y Jefe del Estado, viajar a cualquier parte del territorio nacional. Máxime cuando en sus atribuciones constitucionales está, como el Comandante en Jefe de los Ejércitos que es, la defensa de la unidad nacional. Y como Jefe del Estado la moderación de la vida política.

De ahí que las palabras de la ministra Robles no solo incluyen una crítica a sus compañeros de Gobierno Iglesias y Garzón sino también al presidente Sánchez y al ministro Campo. Intentando Robles con sus palabras reponer en su lugar al Jefe del Estado, frente a los ataques de Sánchez y de tres de sus ministros.

No vaya a ser que algunos eurodiputados españoles presenten ante la Eurocámara de Bruselas una denuncia contra Sánchez por vulnerar en España el ‘Estado de Derecho’. Sobre todo ahora que el Parlamento Europeo está a punto de sancionar a Polonia y Hungría por la vulneración flagrante en sus respectivos territorios del ‘Estado de Derecho’.

De ahí la rectificación de Sánchez, de acompañar al Rey a un segundo viaje a Cataluña, y las palabras de la ministra Robles frente a los tres disparates de Iglesias, Garzón y Campo. Una ministra la de Defensa que sí que está a la altura de las responsabilidades de Estado que ella ostenta como lo acaba de demostrar.