Felipe Gonzalez y la recuperación del centro-izquierda

Desde posiciones conservadoras se suele decir que para combatir la deriva populista del Gobierno de Pedro Sánchez y Pablo Iglesias se hace necesario recomponer el centro-derecha español, como suele repetir José María Aznar. Pero más cierto sería afirmar que lo que está en crisis es el centro-izquierda socialdemócrata y constitucional.

Que es lo que ha venido a decir en varias ocasiones Felipe González ante los pactos de legislatura que Pedro Sánchez está trenzando con Podemos y el separatismo vasco y catalán de Bildu y ERC, poniendo en riesgo los que fueron los pactos democráticos de La Transición.

Pero ésta reconstrucción del centro-izquierda pasa por una rebelión interna en el PSOE y por la firmeza constitucional de los medios de comunicación más influyentes en el segmento del centro izquierda de la política española, como son LaSexta (Grupo Atresmedia) el diario El País (Grupo Prisa).

Los que ahora están volcados con el ‘sanchismo’ presidencial y son incapaces de defender la figura del Jefe de Estado de los ataques que el monarca Felipe VI ha recibido en los últimos días desde el interior del Gobierno de Sánchez .

Un silencio cómplice llamativo de LaSexta y El País, como el de algunos de los barones moderados del PSOE con excepción hecha del presidente de Aragón, Javier Lambán, que salió en defensa del Rey. Y silencio mediático que está provocando inquietantes tensiones en el accionariado del Grupo Prisa.

Un grupo editorial donde se han registrado movimientos ‘inquietantes’ de algunos activistas mediáticos del sanchismo como José Miguel Contreras -que pretendió entrar en el Consejo de Prisa- o Miguel Barroso, los dos  próximos a LaSexta, cercanos a La Moncloa y también al empresario y secesionista catalán Jaume Roures. El mismo que financió el centro de prensa de Barcelona durante el fallido intento del golpe catalán.

Mientras El País y LaSexta no se alineen de manera firme con al ámbito democrático y socialdemócrata y constitucional va a ser difícil que nadie se atreva a moverse en esa misma dirección en el interior del PSOE.

Lugar donde en las últimas semanas se han registrado ciertos rumores de dirigentes regionales en favor de las posiciones de Felipe González, quien en algunas de sus últimas disertaciones se declaró ‘disponible’ para combatir la deriva populista del Gobierno y recuperar el espíritu democrático de La Transición.

Una deriva de izquierda populista, que González clarificó de ‘plurinacional y favorable a la autodeterminación’ en Cataluña. Y que podría empeorar en el caso de que Oriol Junqueras, una vez indultado por Sánchez, ganara las elecciones catalanas del 14 de febrero y desde la Generalitat regresará a la senda del desafío al Estado, en pos de un nuevo referéndum ilegal para la autodeterminación tal y como Junqueras ha prometido.

El presidente Pedro Sánchez pidió ayer apoyos para sus PGE ‘frente a la anti política que solo beneficia a la ultraderecha’. Pero Sánchez hace semejante llamamiento desde la ‘ultra izquierda separatista’ que por ahora sostiene a su Gobierno y de la que no se quiere alejar porque depende de Podemos.

Aunque seguramente sabe -porque lo vivió en 2016- que en el PSOE podría abrirse una escisión socialdemócrata y constitucional, si El País y LaSexta (Grupo Prisa y Grupo Atresmedia) recuperan esta senda democrática y nacional.