Sánchez no dejará títere con cabeza

El presidente Pedro Sánchez avanza como una tanqueta imparable a lo largo y ancho del territorio nacional y en muchos casos sobre las alfombras que, a su paso, le van poniendo a sus pies los primeros dirigentes de la Oposición entre los que el presidente no dejará títere con cabeza.

Alfombras y banderas como las que le puso el PP días atrás a su entrada en la Puerta del Sol. El lugar donde la absoluta incompetencia de la presidenta Isabel Ayuso, ‘la niña’ de Pablo Casado, acaba de ofrecer un recital de error tras error en los órdenes político y sanitario hasta ser ‘intervenida’, mientras su vicepresidente Ignacio Aguado se pasa al ‘sanchismo’ como su lideresa Inés Arrimadas, la que va derramando pétalos de rosa al paso del autócrata impertérrito de La Moncloa.

Para completar el paseo militar de Sánchez, ante las barbas de la Oposición, ya tenemos, en la pista central del Congreso de los Diputados, la moción de censura que Vox ha presentado contra él Presidente del Gobierno.

La que sin duda beneficia a Sánchez y deja en callada evidencia a Casado, mientras Santiago Abascal truena, con razón y sin ella, contra el Gobierno de Sánchez y contra su Vicepresidente Pablo Iglesias. Dos que se lo van a pasar bomba en este trance, donde se corre el riesgo de que el líder de Vox se presente en estas justas como el paladín de La Corona ¡Vaya por Dios!

La Corona de espinas del Rey Felipe VI a la que Sánchez desde Bruselas le volvió a propinar otro ‘pase del desprecio’, diciendo que es normal que los ministros de su Gobierno, de Garzón a Campo, puedan criticar desde dentro del Ejecutivo al Jefe del Estado, el Rey Felipe VI. A quien el propio Sánchez impidió días atrás que viajar a Cataluña ‘para no dañar la convivencia’ según precisó el ministro de Justicia sin pestañear.

En Europa y en la OMS no entienden que pasa en España con el rebrote de la pandemia del Covid. Y Sánchez, fiel a su manía de mentir, aseguró que a él nadie le ha reprochado nada en la UE, que en todas partes cuecen habas (si no que se lo pregunten a Donald Trump), y que lo más importante es que los fondos europeos estén listos a finales de año para el rescate de España.

Sobre todo ahora que están a punto de presentarse las líneas maestras de los Presupuestos de 2021 con una calculada ambigüedad que le permita a Sánchez poder negociar a cuatro bandas con PNV, ERC, Bildu y Cs. Y estos últimos en el rol del ‘tonto útil’ o de cebo para encelar al Polifemo Junqueras y para que ERC, como pretende Iglesias diga antes que Cs: ‘amén’.

En cuanto la negativa del PP a renovar del Poder Judicial Pedro Sánchez ya tiene la solución: cambiará la Ley Orgánica del Poder Judicial, con sus aliados de la investidura o la moción de censura.

Y puede que al mismo tiempo que se tramitan los indultos de los golpistas y se aborda la reforma de los delitos de ‘rebelión y sedición’ del Código Penal, para poner más ‘barato’ el próximo golpe catalán, que impulsará Junqueras si en febrero llega a la Generalitat. ‘Lo volvería a hacer’ dijo el jefe de ERC ante el Tribunal.

En suma, un paseo militar del Presidente Sánchez en la ausencia de la Oposición. Y cuando desde el Foro de La Toja nos llegan los nostálgicos lamentos de Felipe González y Mariano Rajoy en defensa de La Corona y de la España de La Transición. A la que, como diría Alfonso Guerra y tras el paso arrollador de Sánchez por el poder, pronto no la reconocerá ni la madre que la parió’.