Rufián pide indultos y referéndum

La inocente Inés Arrimadas ya ha comprobado, en menos de 24 horas, lo que ha durado su propuesta de ‘tregua por España’: nada. UP, ERC y PNV ya han rechazado un pacto para los PGE con Cs, lo que hace inviable la oferta de Arrimadas a un Sánchez cada vez más acorralado por las intrigas y la deslealtad de Pablo Iglesias que no cesa de imponerle a Sánchez su ley.

Y por si algo le faltara a esta ‘Caperucita naranja’ de Cs en su baile con el lobo de la Moncloa, Sánchez ha acordado con Rufián la convocatoria de la Mesa de Diálogo catalana para mediados de septiembre.

Lo que ahora va a depender del pre inhabilitado Quim Torra que acaba de abrir una crisis en el Gobierno catalán para liquidar al PDeCAT e imponer el mando de Carles Puigdemont en el soberanismo Conservador.

Además, y para que no queden duda de sus intenciones, Rufián ha dicho a Sánchez que la reunión de la Mesa debe ser ‘útil’ y responder a su demanda de amnistía para los golpistas y de un referéndum de autodeterminación en Cataluña.

Más aún, Rufián le recuerda a Sánchez que tiene pendiente el pago a ERC del apoyo de su partido a la investidura del presidente y que ese pago es una cuestión previa a cualquier negociación para aprobar los PGE, de los que además Rufián excluye a Cs, y dice que lo mismo piensan UP y PNV.

El primer partido vasco que también se opuso ayer al pacto con Cs, a pesar que ellos son de derechas y que ahora prefieren unos Presupuestos de corte ‘progresista y feministas’ con PSOE, UP y ERC.

De manera que Podemos estrecha el cerco sobre Sánchez y no le deja más salida que el pacto con ERC, que es lo que además quieren el PSC y los de En Comu porque ven que esto de los pactos de los PGE de Sánchez puede tener una especial trascendencia en las elecciones catalanas del otoño.

Mientras tanto en Madrid el ‘medio alcalde’ Almeida (que trabaja a tiempo parcial en el Ayuntamiento donde cobra el sueldo que le obliga a la plena dedicación) acaba de decir que si Sánchez rompe con Iglesias el PP en ese momento se sentará a negociar los Presupuestos con Sánchez. Y si eso es así ¿por qué no hizo esa afirmación Casado en su encuentro con Sánchez?

Cataluña vive una crisis de Gobierno, sanitaria, económica, institucional y de legalidad. Bastante parecida a la que estamos sufriendo en España y sin que la una y la otra tengan visos de solución sino más bien perspectivas de que las cosas irán a mucho peor.