Iglesias desafía a Sánchez 

En los últimos días han surgido públicas discrepancias entre los socios del Gobierno de coalición PSOE y Podemos, o entre Sánchez e Iglesias. Las que van del ataque de UP a la Monarquía, y ahí incluidas la marcha de España de don Juan Carlos de la que Iglesias no fue informado al ataque de UP a la ministra Isabel Celaá a la que han acusado de falta de liderazgo en la Educación.

Y ahora a propósito de la anunciada ronda de consultas con líderes políticos que el Presidente anunció para la semana próxima y en la que Arrimadas figura en segundo lugar, detrás de Casado y por delante de Rufián. Lo que ha enfadado a Podemos porque ERC apoyó la investidura de Sánchez y tiene 13 escaños, tres más que Cs.

La novedad de estas discrepancias entre los dos socios del Gobierno de coalición es que ahora se hacen públicas y con tonos amenazantes por parte de Podemos. El lugar desde donde su portavoz Mayoral declaró: ‘si Sánchez quiere pactar los PGE con Cs que se olvide de nosotros’.

Lo que, de llegar a ocurrir, solo dejaría dos opciones a Sánchez: que el PP se abstuviera en la votación de los PGE tras cesar Sánchez a Iglesias y los demás ministros de UP; o unas elecciones anticipadas. Porque está claro que los PGE de Montoro de 2018, ya no sirven para abordar la crisis económica española ni tampoco para poder recibir los fondos de la UE.

De momento estamos en el turno de amenazas y desencuentros y habrá que esperar a ver qué pasa con las entrevistas de Sánchez con Arrimadas y con Rufián antes de ir más lejos. O de hacer un pronóstico sobre el alcance de este último gran desencuentro entre PSOE y UP, porque la última palabra la tendrán Sánchez e Iglesias.

Pero llamativo sí que es el que ambos personajes, y por vía de personas interpuestas (como la vicepresidenta Calvo y el portavoz Mayoral), se estén tirando los trastos a la cabeza en público. Y ya veremos si eso queda ahí o si todavía queda mucho más de tan lamentable espectáculo entre los socios del Gobierno de coalición.

Aunque para empezar Iglesias y los suyos ya le han estropeado a Sánchez su anunciado discurso ante los empresarios y sindicalistas en el que iba a pedir a la Oposición ‘unidad con el Gobierno, lo que resulta un sarcasmo cuando en el interior del Gobierno están a palos y sin su propia unidad.

Estaba cantado que este otoño político iba a ser caliente y plagado de altas tensiones sociales como las que se anuncian ante la apertura del curso escolar, o por el aumento imparable de los contagios del COVID-19, y por los despidos en cadena que muchas empresas van a anunciar a partir de septiembre.

Pero lo que no imaginábamos es que el Gobierno de Sánchez e Iglesias entrara en crisis y se pudiera romper. Todavía parece pronto para que eso ocurra en el corto plazo pero vistas las públicas afirmaciones de Podemos tampoco se debe descartar.