Blog de Pablo Sebastián. Presidente y fundador del diario de internet Republica.com

Casado no quiere ser ‘muleta’ de Sánchez, ¿y de España?   

50247784621_a29d6e04b8_c

En su discurso ante la Ejecutiva -‘telemática’- del PP, tras la destitución de Cayetana Álvarez de Toledo, su presidente Pablo Casado ha afirmado que el PP no quiere ser ‘la muleta de Sánchez’ y que, por lo tanto, no pactará con el Gobierno la renovación del Poder Judicial ni los Presupuestos, mientras UP y Pablo Iglesias estén en el Gobierno.

Argumenta Casado que el PP es la alternativa a Sánchez y que no puede pactar,, ‘con un Gobierno desde donde se pide la abdicación del Rey Felipe VI, la independencia de Cataluña y el blanqueo de Batasuna’.

Ahora bien ¿quiere decir Casado que pactaría con Sánchez si Iglesias sale del Gobierno? Porque si eso es así debió de haberlo dicho. Porque esa podría ser parte de la solución para los muchos y serios problemas políticos e institucionales de este país (Corinna asegura que don Juan Carlos tiene ‘cientos de cuentas’ opacas en el extranjero). Y parece claro que un pacto entre PSOE y PP sería hoy la mejor opción para abordar la crisis española.

Aunque por el momento todo apunta a que Sánchez intenta continuar con su Gobierno de coalición con UP (partido al que no le cesan de crecer sus escándalos económicos) y espera aprobar los PGE de 2021 con los votos del PSOE, UP, CS, PNV y otras minorías.

Casado ha agradecido su trabajo a Cayetana y ha dicho que el PP ‘siempre será su casa’ pero le ha lanzado duros reproches: ‘hay quien cree que para afirmar las convicciones hay que cavar trincheras o utilizar palabras como puños. No es así. Sin convicciones no se puede ganar, pero sin persuasión tampoco’, dijo Casado.

La Ejecutiva del PP aprobó, por otra parte, las propuestas de Casado para la nueva dirección del partido en las que se incluye los nombramientos de Cuca Gamarra como nueva portavoz del PP en el Congreso, de José Luís Martinez Almeida como portavoz nacional del PP, y de Ana Pastor como vicesecretaria de Asuntos Sociales.

De esa manera Pablo Casado da por cerrada la crisis de Cayetana Álvarez de Toledo, pero falta por ver qué decide la todavía diputada del PP con su acta de diputada y con su militancia en el PP.

Pero sobre todo falta saber si existe alguna posibilidad de que Casado se ofrezca a ser ‘la muleta de España’, como propuso Álvarez de Toledo, y en ese caso con razón, si Sánchez prescinde de Podemos. Porque la prioridad de España debería de estar por encima de los problemas internos del PP.

Sobre el autor de esta publicación