Blog de Pablo Sebastián. Presidente y fundador del diario de internet Republica.com

El PP festeja el cese de Cayetana 

casado

Conociendo el carácter bélico (‘la fiera de mi niña’) de la recién cesada portavoz del PP en el Congreso de los Diputados, Cayetana Álvarez de Toledo, Pablo Casado no debería echar hoy las campanas al vuelo en la Ejecutiva del PP, porque la marquesa aún no ha dicho su última palabra y a buen seguro que tronará.

Aunque de momento barones y dirigentes del PP se han tomado la caída de Cayetana cono una fiesta que celebran dirigentes y barones del partido y en especial el secretario general Teodoro García Egea (‘te adoro’, le llaman las chicas del PP) que se está presentando como el verdadero autor o inductor de la caída de Cayetana.

Lo que entre otras cosas representa una crisis en el PP y no constituye una prueba fehaciente de que este partido ha regresado al ‘centro de la política’, porque ese movimiento se demuestra andando y todavía no hemos visto un gesto o un paso concreto hacia delante de Casado en pos de colaborar en la reconstrucción del país.

En cuanto a los nombramientos que hoy hará el PP de Cuca Gamarra como nueva portavoz en el Congreso y del alcaide José Luis M. Almeida como el portavoz nacional del PP, dos políticos de la medianía, no parece que vayan a poner patas arriba el debate nacional. Pero como Casado depuró a los pesos pesados del PP de los tiempos de Rajoy se tiene que conformar con estos experimentos.

Para empezar desconocemos las obras completas de Cuca Gamarra y no entendemos el nombramiento de Almeida que debe ser el alcalde de todos los madrileños y dedicarse a ello a tiempo completo, lo que le impide que pueda compaginar su cargo de alcalde con el de portavoz nacional del PP.

Una dualidad insostenible en la que nunca cayeron Álvarez del Manzano, Gallardón o Botella, porque Madrid necesita un alcalde a tiempo completo y no a un propagandista de la política e ideología del PP. Por lo que Almeida, que se cree un genio y un estadista, no debería aceptar la oferta de Casado.

Otra cosa bien distinta es el ascenso de Ana Pastor como vicesecretaria de Asuntos Sociales del PP, porque Pastor en un valor seguro en la política nacional y sin duda la persona más importante y con mayor experiencia política (ex ministra y ex presidenta del Congreso) de la actual dirección del Partido Popular.

De manera que menos fiestas en el PP, como si hubieran llevado a Cayetana a la hoguera por apostasía, y más ponerse a trabajar en favor del bienestar y de la recuperación del país, poniendo punto final a los continuos discursos del ‘no es no’ de Casado a Sánchez.

La crecida imparable de los rebrotes del virus (más de 3.700 contagios en las últimas 24 horas) afirman que España espera está en puertas de una segunda y dura oleada que, para empezar, amenaza la apertura del curso escolar. Lo que en Madrid (donde Gobierna Ayuso, la incapaz pupila de Casado) irá precedido de una huelga con la que los sindicatos de profesores que piden, con razón, garantías sanitarias para volver a las aulas.

Y está puede que sea la primera huelga de las muchas que nos esperan al regreso en septiembre del curso político. Lo que a lo mejor puede ser otro motivo de satisfacción para Casado, porque daña a Sánchez, pero sin duda una pésima noticia para España que debería de ser la verdadera prioridad y única del PP.

Sobre el autor de esta publicación