Abascal apuesta por Cayetana

Al PP y a Vox es más lo que une a sus votantes que lo que les separa a sus dirigentes. Y si hay alguien que está sentada en el puente de los suspiros del poder que une a ambos partidos ese alguien es Cayetana Álvarez de Toledo, ‘la niña’ de José María Aznar, que tiene una excelente relación con Santiago Abascal.

De ahí que, aunque no lo diga abiertamente para no precipitar los celos y un ‘no’ de Pablo Casado, la candidata ideal que Abascal quiere para liderar la moción de censura -que él mismo ha dicho que no quiere presidir- contra Pedro Sánchez y que anuncia Vox, es Cayetana Álvarez de Toledo. Lo que le que a ella le gustaría y mucho para lucirse en la tribuna del Congreso, como también le gustaría a su maestro Aznar.

Y lo que le permitiría al PP recuperar la iniciativa que les acaba de birlar Vox pero a riesgo de un malestar interno en el PP, dado que su ala moderada, que lidera Feijóo, está en contra del pacto con Vox y del protagonismo de Cayetana.

La que además es la portavoz del PP en el Congreso de los Diputados, lo que por otra parte ofrece una cierta lógica a la propuesta -que de momento oculta Abascal-, aunque ello puede celos de Casado pero a la vez evitaría el desgaste del líder del PP y del propio Abascal al quedar los dos en segundo plano sí, como se espera, la moción fracasa en la votación.

Casado ve su liderazgo presionado por Abascal en el flanco derecho de la derecha y por Feijóo en el centro. Y debe mover ficha y hacer algo más que criticar a Sánchez, de lo contrario el líder del PP quedará en un cierto limbo de la política española y a remolque de los acontecimientos que giran en torno al liderazgo de Pedro Sánchez.

Además, si Casado insiste en decir, como lo hace a diario, que Sánchez es un gran desastre para España al final le daría la razón a Abascal por querer presentar una moción de censura que, en coherencia con el discurso del PP, debía de presentar Casado aunque sólo sea algo testimonial.

De aquí al mes de septiembre todavía pueden pasar muchas cosas en este país. Desde la subida de los rebrotes del virus hasta un adelanto urgente de las elecciones catalanas e incluso el principio de pacto de Sánchez con PNV y Cs (los de Arrimadas regresan hoy a La Moncloa)  para los Presupuestos de 2021, lo que preocupa a ERC porque se quedan fuera y al PP porque si Sánchez logra aprobar los Presupuestos de 2021 también habrá conseguido la estabilidad de su Gobierno y como poco dos años de la legislatura.

¿Cuáles son los planes y la estrategia de Casado al margen de limitarse a esperar a que Sánchez le estallen la economía y el empleo en el otoño?

Pues parece que Casado no tiene un plan y ni siquiera y ante la muy grave situación de España se ha planteado, como si lo hacen en el ámbito del poder económico, la posibilidad de ofrecer a Sánchez una gran coalición PSOE-PP, o un gobierno de unidad nacional, y constitucional, como el que se está debatiendo en Italia.

Pues si Casado no hace nada, ni propone nada, ¿para qué sirve Casado? A lo que él responde: ‘para hacer una oposición contundente y propuestas responsables’, como esa ocurrencia de una reforma legislativa para evitar los ‘estado de alarma’, lo que no interesa a nadie ni siquiera a las bases y los dirigentes del PP.

Entonces va a resultar que Abascal tiene razón y que la idea de Cayetana no es un disparate y que lo de la moción de censura quizás no sirva para nada pero la nada es lo que hoy enmarca la estrategia y la acción política del PP.