Abascal anuncia moción de censura

Santiago Abascal, líder de Vox, tercera fuerza política del país, ha anunciado que presentará en septiembre una moción de censura contra el presidente Pedro Sánchez al que acusa de llevar España ‘a la ruina y a la muerte’. Vox está en su derecho y cuenta con diputados suficientes (52) para presentar la moción de censura.

Pero el anuncio de la censura al presidente Sánchez incluye un error táctico de Abascal porque las mociones de censura no se anuncian sino que, sin previo aviso, se presentan. Salvo que Vox pretenda que se le adelante el PP, a sabiendas que ellos no encontrarán compañeros de viaje en esta aventura descartada por el secretario general del PP, Teodoro G. Egea, que ha escrito en Twitter que el país ‘no está para maniobras de distracción’.

Sin embargo Abascal ha tomado la iniciativa y si cumple su amenaza creará un atasco político parlamentario en el otoño, cuando están pendientes no pocas decisiones del Congreso de los Diputados (el Gobierno va con retraso en la aprobación del ‘techo de gasto’ de los Presupuestos de 2021).

Un tiempo en el que podrían convocarse elecciones anticipadas en Cataluña y en el que se espera una tensa Diada del 11 de septiembre (si la crisis del Covid-19 en Cataluña permite esa manifestación multitudinaria) porque en esa fecha los soberanistas van a pedir los indultos de sus ‘golpistas’ presos.

Qué duda cabe que al tomar Vox la iniciativa de la censura, en el arranque de un otoño muy duro para el paro, en la expectativa de una segunda oleada del virus y cuando se prevé un contraataque del soberanismo catalán, el jefe de Vox ha pretendido incomodar más a Pablo Casado que a Pedro Sánchez, porque si el PP vota en contra de la moción o se abstiene muchos votantes y militantes del PP no lo entenderán.

Y el PP volverá a caer en la trampa de tener que dar explicaciones sobre una decisión que muchos de los suyos no apreciarán. Salvo que Casado se dé cuenta de que Vox le ha tomado la delantera y en ese caso decida presentar él, antes que Abascal, la moción de censura contra Sánchez.

La que en el fondo sería tan testimonial y tan maniobrara y de distracción como la de Vox porque ninguna de las dos puede prosperar. Salvo que al PP y Vox se les sumaran ERC, Cs, PDeCtat, PNV y otras minorías lo que resulta difícil de imaginar, aunque con los nacionalistas catalanes nunca se sabe porque ellos juegan a desestabilizar España y a nada más.

Durante el último Gobierno de Rajoy ya presentó Pablo Iglesias una moción de censura contra el entonces presidente del Gobierno que, desde luego, no prosperó ni apoyó el PSOE. Entre otras cosas porque dicha moción obliga al que la presenta a ofrecerse como candidato a la Presidencia del Gobierno.

La que si prosperó fue la moción de censura de Pedro Sánchez, en mayo de 2018, contra de Mariano Rajoy. Y porque el líder del PP no la abortó como pudo haberlo hecho ofreciendo su dimisión. Y que salió adelante con la que se llamó la ‘mayoría Frankenstein’ en la que además de Sánchez estaban: Iglesias, Puigdemont, Junqueras, Ortuzar y Otegui.

Ahora la moción de censura de Abascal, si es que finalmente la presenta en septiembre, será como la otra de Iglesias, meramente testimonial. Pero si se presenta esta iniciativa le complicará la labor de oposición a Casado que es, sobre todo, lo que busca el líder de Vox y lo que le conviene al PSOE.