Se acabó el recreo de Junqueras e Iglesias

La independencia de Cataluña se acabó y a los jefes del golpe de Estado del 27-O también se les ha acabado el recreo o régimen de semilibertad que les había concedido, al margen de la Ley, la Generalitat y al que ahora la fiscalía y el Tribunal Supremo han puesto punto final.

Un recreo vacacional e improvisado de los presos golpistas condenados por sedición, malversación (robo de fondos públicos) y desobediencia al que se le ha puesto punto final porque esta ‘organización criminal golpista’ -ésta sí que sí, y a ver si se entera el tal Aragonés de ERC- apenas llevaba nueve meses de cumplimiento de sus respectivas e importantes condenas y ya se habían ‘fugado’ prácticamente de la cárcel con apoyo de la Generalitat.

Se acabó el recreo y especialmente el de Oriol Junqueras, que dice que se lo esperaba, y que todavía piensa que su partido ERC puede ser decisivo para los Presupuestos de 2021, lo que no es verdad, por más que Pablo Iglesias insista en que Sánchez debe aprobar los Presupuestos con los mismos socios del pacto de la investidura y olvidarse pronto de Cs.

Pero Iglesias cada vez pinta menos en el Gobierno de Sánchez y además ya sabe que si no se allana ante Pedro el futuro político de Pablo se acabará y nunca más volverá al Gobierno de España ni llegará a los 30 diputados para finalmente caer en las cotas electorales del viejo PCE.

Se acabó pues el recreo carcelario de Junqueras y el político de Iglesias de cara al otoño dramático que se acerca -con millón de parados acumulado en el segundo trimestre- y con los ‘hombres de gris’ de la UE vigilando todos y cada uno de los movimientos del Gobierno español.

Porque ni en Bruselas ni en Madrid se atan perros con longanizas y un euro es un euro y para recibirlo hay que cumplir. Y no bastan unas cabriolas de Sánchez entre los aplausos de su Consejo de Ministros y ni siquiera unas promesas de buena voluntad porque Bruselas está más comprometida con el refrán español de ‘obras son amores y no buenas razones’.

Y Pedro Sánchez cumplirá y Pablo Iglesias se adaptará porque o se adapta o romperá el Gobierno camino de unas elecciones y en ese caso UP, sin la menor duda se hundirá.

De manera que se acabó el recreo de Junqueras que lo acatará sin decir ni pío y a la espera de que Sánchez le otorgue el indulto para que Oriol pueda competir en las elecciones catalanas con su mayor enemigo que sin duda alguna es el prófugo Puigdemont.