Los trabajos ‘forzados’ de Sánchez 

Cuando Pedro Sánchez y Pablo Iglesias se dieron el abrazo del Gobierno de coalición ninguno de los dos imaginó que se verían sometidos a pruebas tan importantes y difíciles como la pandemia del Covid-19 y la galopante crisis económica y del empleo que arrastran los confinamientos y el bloqueo de la actividad económica del país, con el hundimiento del turismo ahí incluido.

Lo que a su vez incluye otra complicada deriva como es la elaboración de unos Presupuestos ‘de emergencia’ para 2021. Los que le obligan a PSOE y Podemos a reconsiderar sensiblemente los objetivos sociales de su pacto de Gobierno, para adaptarlos a la nueva realidad socio económica del país.

Y también a las exigencias de ‘condicionalidad’ europea que, a naciones como España e Italia, nos va a imponer el Consejo Europeo para conceder fondos subsidiarios y créditos para la recuperación económica y social del país.

Sin los Presupuestos Sánchez e Iglesias no lograrían tener garantizada la legislatura por lo que además necesitarían los apoyos del PNV y de Cs o ERC.

Lo que tampoco está nada fácil porque Cs y PNV se oponen a las subidas generalizadas de impuestos que propugnan Sánchez e Iglesias; y porque ERC está pendiente de la crisis política (con elecciones en otoño) y sanitaria de Cataluña y además está por reunirse la Mesa de Diálogo catalana que Sánchez prometió a ERC a cambio de sus votos en la investidura.

Luego están los nuevos problemas institucionales aparecidos en torno a las revelaciones periodísticas sobre presuntos fondos opacos del Rey emérito Juan Carlos I. Sobre el que el ex presidente Felipe González pidió que se le respete su presunción de inocencia hasta que hablen los tribunales, y sobre el que el Gobierno de Sánchez pide al Rey Felipe VI que tome más medidas de distanciamiento del monarca emérito.

Otros asuntos como la mala gestión de la pandemia en España, el aún no revelado número de muertos y los importantes rebrotes del virus ahora en Cataluña y Aragón, especialmente, también necesitan de la urgente acción del Gobierno. Como va a ser necesaria la prolongación de los ERTEs para paliar el desempleo en sectores como la hostelería y la restauración, entre otros.

Estamos ante una versión española de los trabajos de Hércules y todo ello a grandes velocidades porque el tiempo apremia. Y especialmente en el seno de la UE donde el Consejo Europeo debate en este momento y con enorme dificultad la aprobación de los fondos europeos para la recuperación de la economía y el empleo en el seno de la UE.

Un acuerdo este tan necesario como imprescindible en el que todos, y ahí incluido el presidente Sánchez, tendrán que ceder para lograr un acuerdo solidario y justo que permita la pronta recuperación de la UE, y a España el poder recibir cuando antes las ayudas europeas que necesitamos ya.