Triunfo de Feijóo en Galicia y fracaso de Casado en el País Vasco

Cuarta y reforzada (hasta los 41 escaños) mayoría absoluta de Alberto Núñez Feijóo en las elecciones autonómicas de Galicia con un discurso moderado y una gestión sobresaliente al frente del Gobierno gallego, lo que realza su liderazgo político y lo proyecta sobre la política nacional española.

Y sobre la actual dirección nacional del PP donde Pablo Casado quedó en evidencia tras expulsar del liderazgo del PP vasco –con la ayuda de la inefable Cayetana- al moderado Alfonso Alonso y recuperar para ese cargo al radical Carlos Iturgaiz, que perdió 4 de los 9 escaños que tenía el PP en Euskadi,.

Quedándose, finalmente, el PP en 3 escaños, porque los 2 restantes de los 5 logrados se los ha quedado Cs como socio de una coalición PP-Cs que ha sido un fracaso y que no solo no suma sino que además resta.

Dos malas noticia, pues, para Casado en la pasada jornada electoral. Feijóo refuerza su cuarta mayoría absoluta y mira hacia Madrid y el regreso de Iturgaiz y la coalición con CS son la causa de que el PP pase de tener 9 diputados en la Cámara de Vitoria a quedarse solo con 4.

Pero sobre todo Casado y su actual dirección nacional del PP deben de entender que el discurso moderado y centrado de Feijóo y su exitosa gestión al frente del Gobierno gallego –como contrapunto al desastre de la pupila de Casado en la Comunidad de Madrid, Isabel Ayuso- son dos elementos cruciales que deben hacer reflexionar y rectificar al líder del PP y de la Oposición.

En estas elecciones el PSOE se queda mas o menos como estaba (sube un diputado en el País Vasco, pero pasa a ser tercer partido en Galicia) y quien se pega un gran batacazo es el líder de Podemos Pablo Iglesias que ha perdido los 14 escaños que tenía en Galicia en coalición con En Marea y perdió otros 6 escaños en el País Vasco.

Y a buen seguro que algo habrá influido en estos pésimos resultados de UP el escándalo de Iglesias en el caso del teléfono de su compañera Dina que está lejos de acabarse. Y también su exhibición como político marrullero y mentiroso desde que llegó al Gobierno quedando lejos de la pretendida imagen de moderado aprendiz de estadista que quiso dar durante los debates de las pasadas campañas electorales de 2019.

En resumen, Feijjóo es el gran triunfador de la noche electoral, Sánchez aguanta Iglesias se desinfla, Casado retrocede en Vitoria y se inquieta con Feijóo, Abascal logra un escaño en el País Vasco, Arrimadas le birla dos al PP en Euskadi y al fondo de todo ello una pésima noticia para España en general: los nacionalistas suben 20 escaños en el País Vasco y Galicia. PNV 3, Bildu 4 y 13 el BNG, que pasa a ser la segunda fuerza política en Galicia. Donde Feijóo continua siendo Capitán General.