Rebrotes o segunda oleada ‘familiar’

La noticia de que en las últimas 24 horas se han detectado en España 333 nuevos contagios del Covid-19 empieza a ser alarmante sobre todo porque  sabemos que las cifras oficiales del ministerio de Sanidad son inferiores a la realidad, por lo que podríamos estar hablando de más de 400 contagios en un solo día.

Y dispersos (especialmente en Aragón y Cataluña ante la clara incapacidad política de su presidente Torra) en hasta 75 focos diferentes del total de los 120 focos de rebrotes que se han detectado en España desde el final de los confinamientos y la desescalada.

A estos nuevos rebrotes los médicos empiezan a llamarlos como ‘familiares’ porque muchos de sus focos han aparecido en reencuentros de familias tras la apertura de la movilidad. O en reuniones de amigos o en las oficinas a la vuelta al trabajo. Y puede que hayan sido personas ‘asintomáticas’ las que hayan transmitido el virus a familiares, amigos o compañeros de oficina.

Pero la situación puede ir a peor a partir del 15 de agosto porque comienza la gran movilidad nacional de las vacaciones de verano. Y la llegada de los turistas de otros países y eso aumentará el riesgo y el número de contagios y ya veremos si también de muertes.

Afortunadamente hasta ahora se ha seguido un estricto control de nuevos rebrotes y ello ha permitido implantar confinamientos locales y cuarentenas que están amainando el impacto de los rebrotes.

Pero los próximos días y las semanas venideras van a ser importantes y habrá que estar muy atentos y aumentar las prevenciones como puede ser con el uso obligatorio de mascarillas en todo el país. Y prestando atención al hecho de que la OMS ya ha reconocido que el contagio del virus por el aire existe, sobre todo en locales cerrados.

Lo que sí parece cierto, al menos por ahora, es que el Gobierno no tiene previsto regresar a los confinamientos masivos. Porque eso provocaría, por otra parte, el hundimiento de la actividad económica cuando estamos cerca de la recuperación de la actividad empresarial y del empleo. Y a la espera de los Fondos europeos que para España tienen un carácter fundamental.

En resumen, máxima prudencia y precaución, evitar los reencuentros con los amigos y familiares en grupos, llevar la mascarilla en las calles y en lugares públicos y cuidar las medidas de higiene para evitar el contagio del mal