Malas noticias en general y buenas para Feijóo

Las noticias de continuos rebrotes de la pandemia en España (y en otros países de la UE) y los malos pronósticos del FMI sobre la economía de nuestro país -que según la vicepresidenta Nadia Calviño ya ha iniciado la recuperación- son dos preocupantes noticias, que pueden ir a peor en los próximos días. Y que van a enmarcar las campañas electorales de las elecciones autonómicas de Galicia y País Vasco que se inician este fin de semana.

Precisamente sobre ambos comicios acaba de hacer pública una última encuesta el CIS con sendos pronósticos sobre los resultados del día 12 de julio en Galicia y País Vasco. De ella se desprende que el actual presidente gallego Alberto Núñez Feijóo volvería a ganar sus comicios con una holgada mayoría absoluta. Mientras el lehendakari Íñigo Urkullu también volvería a ganar en el País Vasco pero necesitaría de los votos del PSOE para formar gobierno en Vitoria.

Ambos pronósticos eran esperados e incluyen una bajada de los socios de Podemos en Galicia y de la coalición de PP y Cs en el País Vasco. Aunque lo más significativo de estos posibles resultados es que Feijóo, con su cómoda victoria -la cuarta mayoría absoluta, empatando el récord de Manuel Fraga- refuerza su imagen y liderazgo en el seno del PP y en la política nacional.

Mientras que en el País Vasco el hecho de que el PSOE pueda completar la mayoría de Urkullu -que también podría pactar con Bildu- le viene muy bien a Pedro Sánchez, porque hace que el PNV se convierta en aliado interesado del Gobierno de coalición para sus posibles pactos de los Presupuestos de 2021 y estabilidad de la legislatura si llega a un acuerdo con Cs o con ERC.

Unos pactos cada vez más urgentes ante el temor de un rebrote o segunda oleada del Covid-19 y el empeoramiento de la economía española, a la que el FMI le pronosticaba ayer un gran fracaso con una caída del PIB del 12,8 % para 2020, y una recuperación del 6% para 2021.

Sin embargo los pactos presupuestarios y de reconstrucción económica del país están muy lejos de nuestra realidad mientras los planes de ayuda de la UE también van con bastante retraso. Lo que provoca nervios y ansiedad en La Moncloa donde tienen abiertos muchos frentes a la vez.

Lo que tampoco puede ser motivo de euforia para el PP si se confirma su dura caída en El País Vasco, tras la marcha forzada de Alfonso Alonso y el regreso del radical Carlos Iturgaiz, lo que sin duda fue un error de Pablo Casado, como lo fue el nombramiento de Isabel G. Ayuso en la Comunidad Autónoma de Madrid.

Y lo que, por otra parte, pone en entredicho los pretendidos por Arrimadas y Casado pactos de coalición electoral, al estilo de ‘Navarra suma’ en la Comunidad foral, y que ambos dirigentes pretendían haber extendido a toda España. Y a no perder de vista el impacto que tendrá en el PP nacional la cuarta y gran victoria de Feijóo en Galicia con un discurso moderado que tanto se diferencia de la tensa actitud de la actual dirección nacional del PP.