Cs avanza en su ‘desescalada política’

Probablemente, Cs votará el miércoles a favor de la sexta prórroga del estado de alarma así como del Ingreso Mínimo Vital (IMV). Y acaba de abrir en la Comunidad de Madrid (CAM) un nuevo frente contra el PP al convocar Ignacio Aguado, el vicepresidente y portavoz de la CAM, una reunión de todos los portavoces de la Asamblea madrileña para buscar un consenso sobre la ‘reconstrucción económica’ de esta Comunidad Autónoma.

Convocatoria que ha rechazado desde el PP la presidenta madrileña Isabel Ayuso. La que además le niega a Aguado competencia para hacer dicha convocatoria. La que también rechaza la representante en la Asamblea de Vox, Rocio Monasterio. Pero convocatoria que si aceptaron los portavoces del PSOE, Ángel Gabilondo, y Mas Madrid, Pablo Gómez

Estos movimientos de Cs confirman la ‘desescalada política’ de este partido que se aleja del centro derecha y se acerca al PSOE por el centro izquierda,  con el argumento, ya explicado por Inés Arrimadas y su portavoz Edmundo Bal, de que Cs apoyará en cada momento y en cada debate las posiciones que beneficien el interés general del país.

Argumento que ya expusieron en su apoyo a las cuarta y quinta prórrogas del ‘estado de alarma’, de lo que se deduce que harán lo mismo en la sexta prórroga que se votará el miércoles.

Y ello y a pesar que, en esta ocasión, el Gobierno de Sánchez primó su relación con ERC y PNV, sus socios en la investidura del Presidente y dejó a Cs (y a Bildu) para la negociación final.

Y a pesar, también, que Sánchez ya le ha prometido a ERC, a cambio de su abstención en la sexta prórroga, que a primeros de julio se reunirá ‘la Mesa de Diálogo’ catalana en la que sin duda se hablará de una ‘consulta’ sobre la autodeterminación y de los indultos a los presos condenados en el Tribunal Supremo por el fallido golpe catalán.

Cuestiones estas que rechaza Cs, pero que no se convierten en obstáculo para que el partido que lidera Arrimadas no siga apoyando a Sanchez. Y ello aunque el presidente Sánchez, que está pensando en los Presupuestos de 2021, haya dejado a Cs en un segundo plano.

Sánchez juega, pues, con sus dos posibles mayorías: la de PSOE, UP, PNV y ERC; y la de PSOE, UP, Cs y PNV. Y algo parecido empieza a hacer Cs en la Comunidad de Madrid donde oficialmente se integra en la mayoría de PP, Cs y Vox, pero donde también está jugando con la mayoría alternativa de Cs, PSOE y MM.

Lo que sin duda le preocupa en el PP madrileño y nacional, a pesar de las garantías que públicamente le ha dado Arrimadas a Pablo Casado, y de la posibilidad de que PP y Cs concurran juntos a los comicios vascos del 12 de julio. Aunque por separado en Galicia donde Alberto Núñez Feijóo cree irrelevante la presencia de Cs en Galicia y no los quiere en sus listas.

Arrimadas piensa que con su doble juego con Sánchez y Casado consigue que Cs se reubique en el centro de la política como partido útil y moderado. Pero corre el riesgo de verse atrapada en los próximos pactos de Sánchez con ERC, cuando se abra la Mesa de Diálogo catalana.

Aunque mientras tanto Cs opta por Sánchez porque considera que eso refuerza a Cs en el centro de la política y los aleja del PP. Recibiendo por otra parte favores especiales del CIS de Tezanos y una mayor presencia en las grandes cadenas de televisión que Sánchez controla con su omnímodo poder.