Sánchez Galán descubre un ‘filón’ de empleos

El presidente de Iberdrola Ignacio Sánchez Galán ha propuesto al Gobierno de Pedro Sánchez acelerar y adelantar en el tiempo a 2020 y 2021 el Plan Nacional de Energía y Clima a culminar en el año 2030. Lo que, de hacerse, tendría una gran impacto en la recuperación del empleo.

Sánchez Galán, empresario español que la lidera la empresa energética más importante del país y una de las mayores de la escena internacional -pionera en energías renovables- asegura en declaraciones al diario El País que si se adelantan objetivos del citado Plan Nacional de Energía y Clima se podrían crear en España 300.000 empleos.

Una cifra bastante asombrosa e importante como para que la vicepresidenta Teresa Ribera, encargada de la Transición Ecológica, tome en consideración la propuesta de Sánchez Galán. El que señala que, además de adelantar a 2020 todo lo que se pueda del Plan de Energía y Clima de 2030, habrá que hacer reformas y reducir al mínimo los complejos procesos administrativos que traban este sector a nivel nacional y también europeo.

La audacia política y empresarial, la imaginación y la creatividad han de ser en estos tiempos de crisis piezas esenciales para reaccionar, con eficacia y a gran velocidad, frente a la enorme capacidad destructiva en las empresas y empleos, que provoca el impacto de la epidemia en el tejido productivo de España y en las naciones de nuestro entorno europeo.

De ahí la importancia de la propuesta de Sánchez Galán, quien recuerda en sus declaraciones que acelerar el Plan de Energía y Clima supone, además de crear miles de empleos y reducir las emisiones de gases que provocan el efecto invernadero, el que España reducirá su dependencia energética del exterior (lo que constituye una ventaja estratégica), y mejorará su ‘balanza de pagos’ al reducir las importaciones.

La propuesta de Sánchez Galán, en la que se piden reformas reguladoras que allanen el camino de la inversión y la creación de empleo en el sector de la energía, también se pueden proyectar a otros sectores como son los de la inteligencia artificial, el mundo digital, tecnológico y las telecomunicaciones, donde se registran un exceso de trabas administrativas y regulatorias tanto  nacionales y europeas que en este tiempo tan difícil habría que reconsiderar.

Con audacia e imaginación porque en todos estos sectores el Gobierno podría encontrar un ‘filón’ para activar la inversión nacional y extranjera en beneficio de una sorprendente y ‘ecológica’ creación masiva de empleos en el territorio nacional. Y ‘la creación y la inversión’ en sectores de futuro y modernidad son, como lo afirma Ignacio Sánchez Galán, dos importantes motores de la recuperación económica del país de la que tan necesitados estamos para superar la gran recesión de la que tenemos que escapar.