Europa más fuerte, mejora económica y una vacuna

Ayer fue un buen día como lo reflejan las Bolsas internacionales (el Ibex 35 incluido) tras el anuncio de Merkel y Macron de un fondo no reembolsable de ayuda a los países de la UE de 500.000 millones de euros, la mejora de la actividad económica por las desescaladas sanitarias, el posible hallazgo en el  laboratorio Moderna de EE.UU. de una vacuna contra el coranovirus y la notoria bajada de muertes en España (59 fallecidos el domingo).

Naturalmente hay que ser muy prudentes y no echar las campanas al vuelo pero ya era hora de que viéramos una jornada de esperanza en un día en el que los dueños de comercios de Madrid y Barcelona abrieron emocionados sus puertas lo que constituye un gran alivio para millones de empresarios.

Pero la novedad política más importante del día llegó de París y de Berlín, las capitales de Francia y Alemania, desde donde el presidente Enmanuel Macron y la Canciller Angela Merkel han presentado la propuesta de un fondo europeo no reembolsable, con emisión mutualizada de deuda de la UE ubicada en los Presupuestos de la Union por valor de 500.000 millones de euros.

Y no solo como respuesta, por fin solidaria, de la UE al impacto económico y social de la crisis en los países europeos, sino como prueba del compromiso político de Francia y Alemania con una Europa política unida y soberana que incluye importantes objetivos estratégicos en Sanidad, Industria (para evitar ataques de fondos buitre a empresas tecnológicas) y en la transición digital y ecológica.

Se trata de una paso audaz y decisivo de los países fundadores de la idea europea (que impulsaron De Gaulle y Adenauer), que no sólo apuesta por la solidaridad europea en la crisis, sino también por la independencia política y la soberanía de la UE, lo que anuncia un cierto distanciamiento de EE.UU. en materia de Defensa (posible adiós a la OTAN y que se prepare Josep Borrell porque va a tener mucho trabajo), y de China en materia económica.

Todo esto que no es poco y que dejará nostálgicos a muchos británicos que ya están fuera de la UE y al Gobierno de Boris Johnson que sigue creando problemas en las últimas negociaciones transitorias, se vio acompasado en el día de ayer por la noticia científica de que los laboratorios Moderna de EE.UU. tienen muy avanzadas y con aparente éxito pruebas de una vacuna contra el coranovirus que podría comercializarse en cuestión de meses.

Y ha sido esto lo que ha desatado la euforia en la Bolsa de Nueva York (y del resto del mundo) por lo que científica y sanitariamente significa y por el alto impacto económico favorable en todo el mundo que podría incluir la victoria contra el virus.

Insistimos, hay que ser prudentes porque: la pandemia sigue muy activa en muchos países del mundo, España incluida y puede haber rebrotes; porque el pretendido éxito de la vacuna de los laboratorios Moderna aún no es del todo oficial; y porque las propuestas de Merkel y Macron aún deberán recibir la aprobación del Consejo Europeo donde los países del Norte han sido muy reticentes a emisiones de deuda mutualizada de la UE.

Pero al menos ayer fue un buen día y sobre todo para la Unión Europea que, lejos de debilitarse con la crisis, saldrá más unida y reforzada como pronto se verá.