Sánchez busca la cuadratura de su círculo de poder 

Reaparece el Presidente Sánchez en el púlpito de La Moncloa desde donde lee su última homilía sabatina en pos de justificar la cuadratura de su círculo del poder. Y nos anuncia la buena nueva de que el 70 % de los ciudadanos están en la Fase 1ª de la desescalada vírica. Todos menos la Comunidad de Madrid, él área metropolitana de Barcelona y buena parte de la Comunidad de Castilla y León. 

El presidente asegura que todo va bien y que los test de la ‘prevalencia’ prueban que la letalidad de la epidemia en España es ‘solo’ de 1%. Lo que significa que estamos en los 47.000 muertos y no en los 27.000 que ahora reconoce el Gobierno. Pero, añade Sánchez, que el riesgo de un rebrote epidémico existe y que hay que mantener el control para lo que pide una quinta prórroga del ‘estado de alarma’. 

Pero esta vez de 30 días y con una limitación al ámbito sanitario, con lo que desaparece, como se lo exigen los gobiernos de Cataluña y País Vasco, la intervención de los ministerios de Defensa, Interior y Transportes. Los que tanto les molestan a Quim Torra e Íñigo Urkullu para, con dicha concesión comprar el miércoles en el Congreso los votos nacionalistas de PNV y ERC. 

Para activar la quinta prórroga, que en realidad es la sexta al los incluir 30 días. Lo que contando el primer estado de alarma hará que Sánchez al término del ‘último’ estado de alarma el día 21 de junio, habrá disfrutado de ¡105 días! (tres meses y medio) de poder absoluto cuando en esa misma fecha se cumplan cinco meses y medio de su llegada al poder, el pasado 7 de enero.

El presidente intenta también que Inés Arrimadas apoye la nueva prórroga de la alarma pero la líder de Cs se resiste a los 30 días, diciendo que son demasiados. Lo que satisface a Oriol Junquera y ERC, que odian a los de C y pretenden recuperar su plena capacidad de chantaje al Gobierno en unas negociaciones opacas, entre PSOE y ERC en las que Iglesias desempeña el papel de ‘poli bueno’ en el nombre del Gobierno. 

Puede, pues, que Arrimadas esta vez se abstenga en la votación del nuevo -y según Sánchez ‘último’- estado de alarma mientras el PP votará por fin contra Sánchez. Pero Cs seguirá en la recámara de La Moncloa de cara a la pieza fundamental del momento político que son los Presupuestos de 2021. 

Que es el momento que espera ERC para volver a plantear la ‘consulta de autodeterminación’ catalana y los indultos para los golpistas condenados en el Tribunal Supremo. Y especialmente para que Junqueras pueda ser el  candidato de ERC a la presidencia de la Generalitat en las elecciones autonómicas del otoño y de acuerdo con la parte secreta del pacto de la investidura de Sánchez que apoyó ERC. 

Unos Presupuestos en los que Iglesias quiere introducir su impuesto contra ‘los ricos’, sobre el que Sánchez esboza una sonrisa mientras nos anuncia que ya va a pedir los fondos de la UE de ayuda al empleo para sufragar con ellos el gasto de los ERTEs. 

E insinúa el Presidente que también pedirá los 24.000 millones del rescate de España a los Fondos MEDE (a partir del día 1 de junio). Pero Sánchez subraya que no se trata de un ‘rescate’ porque no habrá ‘hombres de negro’ ni reformas estructurales obligadas sino unos fondos exclusivos para pagar las facturas de la Sanidad. 

Al presidente le encajan todas las piezas del puzler. Prórroga de 30 días del estado de alarma, Presupuestos a la vista (con Cs o con ERC), dinero fresco de la UE para el empleo y sanidad, Santiago Abascal aporreando cacerolas y Pablo Casado apagando fuegos en la Comunidad de Madrid. Es un artista al que sólo le falta vencer al coranovirus para completar la cuadratura de su círculo de poder en el que se quiere eternizar.