El Gobierno teme un rebrote del virus en Madrid

No creemos, como pregonan esta pareja cómica de la política que son Ayuso y Aguado, que el Gobierno de España haya decidido por motivos de represalia política impedir el pase de la Comunidad de Madrid a la Fase 1ª de la desescalada, aunque les han concedido algunos ‘alivios’ sobre todo en el comercio.

Lo que sospechamos es que el Gobierno, que sigue mintiendo sobre sus cifras oficiales de muertos y contagios, tiene datos importantes sobre el riesgo real de que en Madrid y Barcelona, ciudades con una movilidad laboral muy importante, se produzca un notorio rebrote de la epidemia al salir a las calles, o a los comercios, dependencias de servicios y puestos de trabajo de millones de personas todos los días y en horas punta.

El Gobierno sabe, aunque no lo dice, que en España hay muchos miles, puede que millones, de contagiados -los test de prevalencia detectaron un 5 % de la población, 2.300.000 personas- y creen que estos ciudadanos que han estado confinados en sus casas y que están contagiados podrían transmitir el virus.

Y por todo ello el Gobierno prefiere pecar de austeridad y prudencia que correr el riesgo de un rebrote epidémico en Madrid que podría tener unas muy graves consecuencias económicas y sanitarias para toda España. Y algo parecido ocurre con Barcelona.

Sin olvidar que Madrid, por culpa de la falta de prevención del Gobierno y de las grandes manifestaciones feministas del 8 de octubre y de toda clase de eventos deportivos, musicales y políticos como la asamblea de Vox, ha sido el núcleo duro de la epidemia y el fatídico lugar donde se han producido más muertes.

Y en todo ello tienen responsabilidades compartidas tanto el Gobierno de España como el de la Comunidad Madrileña (que además se ha convertido en la casa de los líos permanentes), y de manera especial en lo que a las residencias de ancianos se refiere.

Pero ahora en España estamos en una fase de desescalada y ante el temor del Gobierno de un rebrote de la epidemia. Lo que tampoco quita que se hayan utilizado motivos políticos para favorecer a unos y frenar a otros, tal y como ocurrió con la plena entrada en la Fase 1ª de Andalucía y Valencia.

Por todo ello el Gobierno pedirá que se vote el próximo miércoles en el Congreso una ‘quinta’ prórroga del ‘estado de alarma’ por 15 o 30 días y puede que con algunas concesiones a las Comunidades Autónomas, en especial al País Vasco y Cataluña para que PNV y ERC voten a favor.

Lo que prueba que sí hay intereses políticos y muy concretos en toda la política sanitaria. Pero en el caso de Madrid (y en una menor medida de Barcelona) lo que tiene el Gobierno es miedo al rebrote de la epidemia y eso es lo que debería de explicar diciendo de una vez por todas la verdad.