Casado, inmóvil, oculta su alternativa

Entre los barones y algunos dirigentes del PP está creciendo la inquietud ante el acercamiento de Inés Arrimadas a Pedro Sánchez y el inmovilismo de Pablo Casado, que parece fuera de juego y sin capacidad de tomar ahora la iniciativa, aunque en su entorno aseguran que este es tiempo para esperar, porque todavía hay muchas cosas que pueden pasar y no se pueden dar pasos en falso.

Lo de esperar era algo habitual en Mariano Rajoy pero no parecía la norma de Pablo Casado cuya espera a ver qué hacen, incluye dos vertientes, la del Gobierno y la del resto de la oposición.

Espera pues relativa a ver cómo se desarrolla la acción del Gobierno que lideran Pedro Sánchez y Pablo Iglesias y a los que Casado les vaticina un notorio fracaso.

Y espera también en el PP A ver qué ocurre en el resto de la oposición. Donde el movimiento de Arrimadas de acercamiento a Sánchez desconcertó  al PP, mientras Vox medita la que sería una temeraria moción de censura y el nacionalismo catalán, más desconcertado que nunca, está pendiente de que el Tribunal Supremo decida inhabilitar definitivamente a Quim Torra.

Ahora bien, aunque Casado no se mueva algo debería hacer o anunciar. Porque en la actual crisis sanitaria, política y económica del país sabemos que el presidente del PP está en contra de casi todo lo que hace el Gobierno de Sánchez, tanto en su gestión de la desescalada como en su proyecto de reconstrucción económica. Pero no sabemos qué propone el PP.

Si sabemos que Casado no quiere ofrecer a Sánchez una gran coalicción PSOE-PP, y que tampoco quiere un adelanto electoral. Ni sabemos cuáles son los planes de Casado en sus relaciones con Arrimadas, ni tampoco si piensa que PP y Cs deben acudir juntos a las elecciones del País Vasco y Galicia, o si tiene algún proyecto de especial para su relación con Vox.

Pero el PP tampoco ha presentado su plan de desescalada, ni un proyecto de Presupuestos del Estado, ni de plan para la reconstrucción económica del país, sobre el que Casado no quiere colaborar con Sánchez.

Tampoco hemos oído a Casado pronunciarse sobre la posibilidad de que España solicite el rescate de los fondos MEDE de la UE, o sobre cuáles son en su opinión las necesidades financieras que va a necesitar España de aquí a finales de año, y cuál sería el tope de endeudamiento del Estado al que se puede llegar.

Y por supuesto nos gustaría saber qué propone Casado para las familias de desamparados sin ingresos, o si está de acuerdo con la ‘renta básica’ que ha propuesto Pablo Iglesias.

Si sabemos que el PP desea que se prorroguen los ERTEs, pero de eso ya se ha encargado Arrimadas que consiguió de Sánchez el compromiso de que se prolongaran hasta finales de junio, o que el Gobierno no suba los impuestos.

Pero, aunque sospechamos que Casado sería partidario de ajustes en el ‘Estado del Bienestar’ para amortizar el impacto del endeudamiento que se nos viene encima con la financiación de la UE, sabemos que eso no lo dirá y menos aún cuando él no es el responsable de gobernar.

También sabemos que el PP se opone a la Mesa de Diálogo del Gobierno con el soberanismo catalán, pero para frenar esa iniciativa el PP solo o con Cs deberían ofrecerle a Sánchez una solución para los Presupuestos de 2020, y tampoco parece que eso vaya a ocurrir.

Casado dice que el PP es la alternativa al Gobierno de Sánchez pero ¿qué alternativa? No lo sabemos pero estamos a la espera que un día de estos Casado nos la pueda presentar a los ciudadanos para que conozcamos su proyecto nacional.