Sánchez quiere romper los gobiernos de Madrid y Andalucía 

Aprovechando el río revuelto de la política y la enorme confusión creada en torno a la Comisión para la ‘reconstrucción’ del Congreso, que han inscrito PSOE y Podemos en la Cámara, Pedro Sánchez pretende desestabilizar los Gobiernos del PP en Madrid y Andalucía con la ayuda de Inés Arrimadas que está pasando del ‘España suma’ de la mano del PP a un acercamiento inocente y temerario al PSOE y Podemos.

Pablo Casado se escapó de la trampa de los ‘Pactos de La Moncloa’ y se ha metido en la ratonera de la Comisión del Congreso, que es más de lo mismo y a mayor gloria de Sánchez, y no una comisión de control del Gobierno tal y como lo imaginaba el PP.

Pero Sánchez le ha buscado las vueltas a Casado con su plan de llevar el cuento chino de la ‘reconstrucción’ también a las Comunidades Autónomas con el único objetivo de justificar la ‘Mesa de Diálogo’ del Gobierno nacional con el de la Generalitat y hacer algo parecido en el País Vasco, para así reforzar la estabilidad parlamentaria de su Ejecutivo.

Y, en medio de este enorme desconcierto, Sánchez le ofrece al PP -ha están en ello la andaluza Susana Díaz y el madrileño Ángel Gabilondo- el bonito regalo envenenado del apoyo del PSOE (e imaginamos que dinero europeo) a unas respectivas comisiones para ‘reconstrucción’ madrileña y andaluza, para desde ahí forzar al PP de Casado a pasar por el aro de la Comisión del Congreso.

Y ¿qué ocurrirá si, siguiendo las instrucciones de Casado, los presidentes de Andalucía y Madrid, Juanma Moreno e Isabel Ayuso, se niegan a pactar con el PSOE andaluz y madrileño? Pues que en ese caso Sánchez les ofrecerá a Cs un pacto de Gobierno en ambas Comunidades y la consecuente ruptura con el PP en beneficio del PSOE.

Y, vista la desesperación y confusión de Inés Arrimadas, nada de esto se debe descartar en las actuales circunstancias de este partido que está en fase de liquidación -de la mano del PP o del PSOE- tras el asombroso y ‘exitoso’ proceso de autodestrucción de Cs que lideró Albert Rivera.

Sin embargo, la presencia de Podemos en la operación podría abrirle los ojos a Arrimadas y frenar el ímpetu de Sánchez en su deseo de quedarse con la Comunidad de Madrid y de recuperar la de Andalucía. Sobre todo si Casado, que tiene muy abandonada su relación con Cs, se deja engañar y no hace frente con iniciativas nacionales importantes a esta situación.

Paro para ello Casado debe recuperar la coherencia en su actuación porque si la gestión sanitaria, económica y democrática del Gobierno de Sánchez es tan negativa y catastrófica como el la describió con precisión el miércoles en el Congreso ¿por qué el PP votó a favor del cuarto estado de alarma y luego aceptó meterse en la ‘mesa’ o Comisión de reconstrucción de Sánchez?

Casado no puede nadar (a contra corriente) y guardar la ropa (por el qué dirán). Casado debe ofrecer a España una alternativa y solución nacional o ejercer la Oposición como se debe porque esa debe ser su aportación al interés nacional.