Sánchez avanza y Casado no se mueve

Largo y tedioso el debate del Congreso de los Diputados sobre el cuarto ‘Estado de Alarma’ que finalmente apoyó el PP a pesar de las críticas muy duras y veraces del líder de la Oposición, Pablo Casado, sobre la pésima gestión sanitaria y económica del Gobierno y la ausencia de transparencia política en las actuaciones del Gobierno.

Pero Sánchez, el hombre de madera con cara de palo, aguanta todo lo que le echen sin inmutarse y, al final, Casado -¡'viva mi dueño!'- apoyó a Sánchez votando a favor del Decreto de ‘Alarma’ y sumándose a la estrategia del PSOE. Al que por otra parte también ayuda en su plan de ‘reconstrucción’ económica del país, aunque, en lugar de La Moncloa, se celebre en una Comisión del Congreso controlada por el PSOE y sus aliados de Podemos y nacionalistas.

Y, después de esta doble reverencia de Casado a Sánchez, el Presidente aprovechó la ocasión para lanzar un misil envenenado contra la línea de flotación de los Gobiernos del PP en Madrid y Andalucía. A los que Sánchez,  quiere sumar -como a la CEOE- al confuso espectáculo de ‘reconstrucción’ con la ayuda de Cs, una vez que Arrimadas parece pasarse al ‘sanchismo’.

Dos veces le preguntó Sánchez a Casado si apoyaba la ‘reconstrucción’ en el ámbito autonómico con el malvado argumento de que el PSOE sí que lo apoyaría en las CC.AA. donde Gobierna el PP. Y por dos veces Casado no respondió, a sabiendas del riesgo y la amenaza de que Cs rompa con el PP.

También preguntó Casado a Sánchez si piensa pedir el rescate de la UE y Sánchez no respondió, entre otras cosas porque esos fondos MEDE o de rescate de la UE pueden forzar alguna forma de intervención de la economía española -ahora con un déficit muy alto- como ocurrió con Grecia-, si los holandeses se mantienen firmes en sus posiciones, a pesar que el mandato del Eurogrupo no incluía un control fiscal ni unas reformas estructurales para quienes utilicen el fondo MEDE.

En esto de Europa Casado está completamente fuera de juego y Sánchez marca el ritmo de su propaganda filtrando sus ‘éxitos’ europeos al diario ‘El País’ -que marca el paso al ejército mediático del PSOE- sobre la que dice ser propuesta de España y Alemania -país este que manda en la presidenta de la Comisión Von Der Leyen, que se sumado al evento- para incluir en los Presupuestos de la UE (2021-2027) un ‘Plan Marshall’ europeo de ayudas a los países afectados por la crisis sanitaria pero para el pago de los gastos que genera dicha crisis.

Un Plan de hasta 1.600 millones de euros, de los que una parte se quieren incluir en las cuentas de la UE y, según Sánchez, ‘a fondo perdido’ y con el solo pago de intereses. Lo que sería difícil de admitir por Holanda y otras naciones del Norte europeo pero una iniciativa que, en su conjunto, será más fácil de aprobar que los ‘Euro Bonos’, porque no necesitará los votos favorables de los Parlamentos nacionales sino del Parlamento Europeo.

Sobre la cuerda floja y el riesgo de un repunte de la crisis sanitaria Sánchez avanza en España y la UE, mientras Casado de momento permanece inmóvil como el líder de la Oposición.

Ayer, si el PP hubiera votado en contra el nuevo decreto del cuarto ‘Estado de Alarma’, con el argumento suficiente de que Sánchez no ha aceptado ninguna de las condiciones que el lunes le impuso Casado, el fracaso del decreto se habría convertido en una moción de confianza -como la que pidió Cayetana Álvarez de Toledo- perdida por Sánchez.

Pero Casado no se atrevió a eso, ni a rechazar la mesa de reconstrucción, ni a proponer un gobierno de ‘unidad nacional’ PSOE-PP. Casado permanece a la espera de ver si se descalabra Sánchez, pero de momento en su séquito y sin el menor protagonismo en la UE donde hoy Sánchez se nos presentará como paladín de los nuevos fondos mutualizados europeos y camuflados en los Presupuestos de la UE que el Consejo Europeo debatirá por primera vez.