Blog de Pablo Sebastián. Presidente y fundador del diario de internet Republica.com

Casado debe pasar de las musas al teatro

Casado

El encuentro que hoy van a celebrar el presidente Pedro Sánchez y el líder de la Oposición Pablo Casado no puede acabar en nada. Es decir con que Casado anuncie su apoyo al cuarto ‘estado de alarma’ y su negativa a los ‘Pactos de La Moncloa’, porque eso es lo que hay y no aporta nada nuevo. Y porque sabemos que Sánchez mantendrá sus pactos con Podemos y los soberanistas vascos y catalanes, y con una caótica gestión de la crisis de la Sanidad y la economía, lo que la Guardia Civil tenía orden de ‘minimizar’.

Los errores, descontrol e incapacidad política de este Gobierno, donde los ministros de Podemos van por libre con Pablo Iglesias a la cabeza, y con desplantes al Rey desde la Vicepresidencia del Gobierno, es harto sabido y sin solución.

Pero Pablo Casado no puede seguir cruzado de brazos ante esta situación y debe pasar de las musas de la crítica al teatro de la acción. Y decir cuál es su alternativa a la gestión sanitaria y económica del Gobierno y, de una vez por todas, dar un paso al frente y proponer un vuelco general a esta difícil situación con propuestas de calado que respondan a la gravedad de este dramático momento español que el propio Pablo Casado califica de pésima situación y de intento de cambio de Régimen.

Por ejemplo, Casado sabe que España necesita unos Presupuestos para gestionar la crisis económica y el rescate de España con los fondos de la UE. Y ¿cree Casado que eso se va a solventar bajo la Presidencia de Pedro Sánchez y con la colaboración de Iglesias, Junqueras, Ortuzar y Otegui?

Si eso es imposible que salga bien con semejante tropa, díganos entonces Casado qué se puede hacer. O ¿qué puede hacer él para presentar a todo ello -y a la caótica crisis sanitaria que denuncia el PP- una alternativa? Pues sólo hay una salida: un ‘Pacto de Estado’ para la formación de un Gobierno de ‘unidad nacional’ del PSOE (en solitario y sin Podemos) y con Ministros consensuándose, expertos, independientes y de prestigio y con el apoyo parlamentario externo de PP y Cs.

Una propuesta importante que lleva meses circulando en ámbitos políticos y económicos, que apoyan Aznar y González y seguramente los principales Gobiernos de la UE, porque semejante pacto generaría confianza y también estabilidad política y parlamentaria (230 escaños). Y se recuperaría además la cohesión territorial y constitucional de España.

Pero semejante oferta, que seguramente descartaría Sanchez y aplaudiría la gran mayoría de los españoles, colocaría a Casado como un firme líder de la Oposición y alternativa de Gobierno, por más que él y en su entorno algunos consideren que eso es arriesgado para el PP (porque podría ser utilizado por Vox), pero seguro que sería bueno para España.

Lo de dejar pasar y dejar hacer era una máxima de Rajoy, que ya no tiene cabida en estos tiempos en los que lo importante no es lo que le ocurra a Pablo Casado si da un paso al frente o si no se mueve (en espera de que se estrelle Sánchez). Lo importante es lo que está pasando en España y lo que se nos viene encima si esto sigue así.

Y ya tenemos dos certezas indiscutibles: este Gobierno no funciona; y sus alianzas populistas y soberanistas son destructivas y van a empeorar una crisis económica que amenaza con destruir el tejido productivo nacional, arruinando a millones de empresas y familias y sin certezas frente a la crisis sanitaria. Lo que exige una respuesta nacional.

Y a Pablo Casado, ante la negativa de Sánchez de cambiar de aliados, le corresponde hacer esa propuesta con audacia y generosidad. Y si no lo hace su tiempo y su oportunidad también pasarán.

Sobre el autor de esta publicación