Blog de Pablo Sebastián. Presidente y fundador del diario de internet Republica.com

Sánchez abre el diálogo y da pedales 

Sánchez en el Congreso

El Gobierno acuerda un aprobado general a los estudiantes y ‘renta básica’ para los sectores más vulnerables de la sociedad a partir de mayo. Mientras en La Moncloa Pedro Sánchez inicia hoy con Inés Arrimadas y con Pablo Echenique una nueva ronda de contactos políticos para explorar la puesta en marcha de unos ‘pactos de La Moncloa’ para le reconstrucción del país, una vez que mejore de manera importante la crisis sanitaria.

Así estaban ayer las cosas mientras el FMI nos advierte de una deuda para España de cerca del 115 % del PIB a finales del presente año, y a la espera de ver el nivel del rescate financiero español por parte de la UE. Y todo ello mientras las muertes de la epidemia bajan algo, pero siguen por encima de las 500 personas diarias mientras suben los contagios a medida que se van haciendo los test en algunas Comunidades Autónomas.

Sin embargo la gran política nacional unitaria y de Estado no aparece por ninguna parte. Y todas las miradas están a la espera del encuentro entre Pedro Sánchez y Pablo Casado que probablemente se producirá en la semana próxima, una vez que el líder del PP se negó a asistir este jueves a dicha entrevista porque entendió que se le convocaba a toque de corneta y sin garantía sobre los contenidos y agenda de la reunión.

En la trastienda de varios e importantes centros de poder españoles se mantiene viva la idea de un gran Pacto de Estado del PSOE con el PP, y sin la presencia de Podemos y la dependencia de ERC.

Como lo sugirió ayer Felipe González y el martes José María Aznar. Y como lo desearían en España los poderes económicos y en Europa los gobiernos de Francia, Alemania e Inglaterra, así como las primeras instituciones de la Unión Europea y la Presidencia de los Estados Unidos.

Pablo Iglesias lo sabe y hace advertencias a Sánchez contra La Corona, mientras que notorios portavoces de La Moncloa se apresuran a desmentir cualquier atisbo de inestabilidad en el Gobierno de coalición del PSOE con Podemos. Una ‘excusatio non petita’ que da mucho que pensar porque parece claro que Pablo Iglesias tranquilo no está.

Ni lo está Sánchez con la avalancha de paro y hundimiento de empresas que se le viene encima hundiendo la recaudación fiscal del Estado y al frente de un gobierno socialo-comunista que provoca desconfianza en los mercados y  entre los inversores internacionales, y constituye uno de los argumentos más importantes por los que Alemania, Holanda, Austria y Finlandia se niegan a permitir la emisión de ‘eurobonos’ en la UE’.

Como en la copla ‘machadiana’ Sánchez podría decirle a Iglesias eso de ‘Ni contigo ni sin ti/ tienen mis males remedio; contigo porque me matas,/ y sin tí porque me muero’.

Pero tarde o temprano llegará la hora de la mayor claridad y entonces se verá con una indiscutible nitidez que el tamaño de la crisis española es tal que sólo se podrá abordar con un Gobierno políticamente fuerte, técnico y eficaz. Un Gobierno que tenga una amplia base social y parlamentaria, unos Presupuestos fiables y el reconocimiento y la confianza política y económica internacional. Y eso solo se conseguirá si Sánchez y Casado pactan un gran acuerdo de Estado y nacional.

Y mientras tanto Sánchez medita y da pedales a la bicicleta tándem en la que lleva a Iglesias para no caer, pero a sabiendas que ese viaje ya tiene fijada su fecha de caducidad.

Sobre el autor de esta publicación