Blog de Pablo Sebastián. Presidente y fundador del diario de internet Republica.com

Arrimadas desconoce el alcance de los Pactos de La Moncloa

Arrimadas

Estamos de acuerdo con las críticas al Gobierno de la líder de Cs, Inés Arrimada, cuando acusa a Pedro Sánchez de ‘improvisación’ y actuar de manera ‘unilateral’ provocando ‘incertidumbre’ en la crisis sanitaria. O cuando acusa al Ejecutivo de haber relanzado la actividad económica sin articular previamente medidas sanitarias preventivas para garantizar sin riesgos de contagio el regreso al trabajo.

Con lo que no estamos de acuerdo con Arrimadas y su partido es con su empeño en unos nuevos ‘Pactos de La Moncloa’, que dicen ser iniciativa de su partido, sin entender que la interpretación que Sánchez da a esos pactos es la imponer su liderazgo y gestión de la crisis como un triunfo personal. Y que en la trastienda de esos pactos se incluyen los nuevos Presupuestos Generales del Estado del Gobierno de Sánchez e Iglesias, que incluyen una la intervención de la vida económica española y la estabilidad del Ejecutivo de Sánchez durante dos años.

Como desconoce Arrimadas que los ‘Pactos de La Moncloa’ del tiempo de Adolfo Suárez (cuando ella no había nacido) llegaron en un momento crucial del inicio de la Transición y cuando España no estaba en la UE ni el Euro. Lo que son hechos importantes porque las decisiones de la UE tienen ahora un impacto directo en las políticas económicas y sociales de España, máxime cuando Sánchez está a punto de pedir el rescate financiero del país.

Pero si todo esto es importante lo es todavía más un asunto que sí que les importa a Arrimadas y Cs y del que ha prescindido en esta ocasión como es que, en este momento de emergencia nacional, no se puede articular en La Moncloa, ni en ninguna otra parte, un pacto de Estado donde no se incluya la prevalencia indiscutible de la Constitución, del Estado de Derecho y de la cohesión y la unidad indiscutible nacional y territorial de España.

Es decir todo eso que conculca Sánchez en compañía de sus socios de Podemos, ERC, Bildu y PNV, y que figura en la Mesa de Diálogo paritaria de este Gobierno con el Gobierno de la Generalitat. Y mientras esto continúe en vigor y no conozcamos rectificación alguna de Pedro Sánchez, el ofrecerle a Sánchez el liderazgo de un gran pacto de Estado sería tanto como darle un cheque en blanco para todo lo demás.

A Ciudadanos se le llena con facilidad la boca con ‘los pactos de Estado’, sobre las más diversas materias y ocurrencias. Pero cuando llegó su hora de pactar, tras las elecciones del 28 de abril de 2019, un gobierno de coalición con el PSOE en beneficio del interés general de España y dejando fuera de juego a Podemos y ERC, entonces Albert Rivera y Cs lo rechazaron, desde la ceguera que le provocaron el destello de sus 57 escaños del 28-A con los que creyeron que derrotarían al PP y que Cs se convertiría en líder del centro derecha español.

Semejante y enorme error político, e histórico para este país, le costó a Rivera su dimisión y su salida ‘intempestiva’ de la política, tras su fracaso electoral en los comicios del 10-N (donde Cs sólo obtuvo 10 escaños) y sin articular un relevo urgente en el liderazgo del partido que ha durado ¡seis meses! Lo que ha sido otro desastre añadido para Cs.

Y ahora Arrimadas, después de acercarse al PP para las elecciones -ahora aplazadas- de Galicia, País Vasco y Cataluña, se entrega a Pedro Sánchez sin exigirle condiciones constitucionales previas y entrando a ciegas en el juego de los Pactos de La Moncloa.

Una mesa de negociación temeraria en cuya cabecera estarán Sánchez e Iglesias y bajo la que se esconden Junqueras, Ortuzar, Otegui y Puigdemont.

Sobre el autor de esta publicación