Blog de Pablo Sebastián. Presidente y fundador del diario de internet Republica.com

La UE y la OTAN se juegan su existencia

MARK RUTTE

‘Los amigos son para las ocasiones’ se suele decir. Y los aliados tienen que serlo sobre todo en las dificultades como esta crisis sanitaria mundial en la que dos países europeos España e Italia están sufriendo un duro castigo de la epidemia con más de 100.000 enfermos y 10.000 muertos según últimas cifras (que siguen en ascenso) y con graves problemas para dar respuesta a la enfermedad global, por falta de personal y material sanitario.

Y también por el duro impacto económico y social que todo esto provoca en las economías de España e Italia, sin que en la UE esté a la altura de estas circunstancias, por la oposición a ofrecer ayudas importantes (como serían los ‘euro bonos’) de los gobiernos de Alemania y Holanda. Y este último país con pésimos modales e infames reproches que demuestran la baja catadura moral de sus gobernantes, empezando por su primer ministro Mark Rutte y  del ministro de Finanzas, Wopke Hoekstra

Si la Unión Europea, tocada por el Brexit y amenazada por los populismos de izquierda y derecha, no responde como debe a esta crisis y no pone los cortafuegos económicos, sociales y financieros necesarios para hacer frente a esta tan dura situación, si la UE no actúa con generosidad y rapidez su razón de ser, basada en la paz y la solidaridad, se extinguirá a corto o medio plazo. Y entonces serán otros países de la UE los que seguirán el camino de salida abierto por el Reino Unido.

Sin contar además que si Alemania, uno de los países líderes y fundador de la UE (los holandeses son poca cosa), se resiste a colaborar a fondo en esta crisis, entonces el Gobierno de Berlín (que tiene controlada a la presidenta de la Comisión Úrsula Von Larsen) será señalado por el resto de países de la UE como cómplice de la crisis y autora directa al riesgo de ruptura e incluso destrucción de la UE.

Y que no crean Alemania ni Holanda que si la UE no apoya como debiera a España e Italia ellos se van a salvar mientras otros se hunden. Porque el Sur de Europa puede bloquear las instituciones europeas -recuérdese ahora la estrategia de ‘la silla vacía’ en el Consejo Europeo que utilizó Francia con el General de Gaulle-, empezando por la negociación comercial post Brexit.

Lo que estamos viviendo en la lucha contra el coranovirus no es una guerra convencional pero si una batalla europea e internacional contra un enemigo invisible, virtual y letal que se expande por el mundo a gran velocidad y que destruye vidas, familias y países.

Y si grave es lo que está ocurriendo con la UE peor todavía es lo que pasa con la OTAN, esa organización cara y obsoleta (así la definió Trump) que no sirve para nada. Y que en el caso español no garantiza la defensa de Ceuta y Melilla y a nuestro país le cuesta más de 11.000 millones de euros anuales, que bien vendrían ahora para otros menesteres de orden sanitario y social.

España ha pedido ayuda a la OTAN y hasta el momento sólo dos países, Chequia y Turquía, han tenido la generosidad de enviarnos material sanitario. Y cuando hablamos de la OTAN, hablamos sobre todo de los EE.UU. que es el país que manda en la Organización.

Y que también tiene un Tratado bilateral de cooperación militar con España lo que debe animar al presidente Donald Trump (al margen de las llamadas de cortesía a los Reyes de España) a ofrecer a España una ayuda sanitaria y también económica, por ejemplo acabando con las nuevos aranceles que ha impuesto a buena parte de los productos españoles que exportamos a USA.

La Unión Europea es muy importante y debe formar parte destacada de la respuesta a la crisis sanitaria y económica que estamos sufriendo. Y si eso no es así porque Merkel bloquea las soluciones y pretende imponer su ley en el Consejo Europeo y la Comisión, Francia, Italia, España y Portugal, para empezar, deben denunciar la situación y señalar a Alemania como primera responsable de lo que nos pueda pasar.

Sobre el autor de esta publicación