Sánchez debe cesar a Iglesias  

Según fuentes próximas al Gobierno y al PSOE durante el largo y bronco Consejo de Ministros del sábado Pablo Iglesias hizo gala de su reiterada deslealtad al liderazgo del presidente Pedro Sánchez, con propuestas de: apoyo a las exigencias nacionalistas de aislamiento de Cataluña y País Vasco; de nacionalización de compañías eléctricas y de Sanidad privada; y de un expansivo en gasto social que dejaría el país al borde de la quiebra y rompía la convergencia con la UE.

Estas discrepancias en el Gobierno -que impidieron acordar las medidas económicas complementarias al ‘estado de alarma’- están creando en el PSOE (entre barones regionales, dirigentes nacionales y varios ministros) un consenso para que Pedro Sánchez cese de manera fulminante y sin demora a Pablo Iglesias y al resto de los ministros de Podemos, por ‘falta de lealtad y capacidad política’.

Y por pretender imponer, con su actitud rupturista (con la que a Iglesias parece prepararse para unas terceras elecciones) una Presidencia ‘bicéfala’ ajena al obligado liderazgo de Sánchez en el Gobierno de coalición.

Un Pedro Sánchez que, además de cesar a Iglesias en el Gobierno, debería hablar con Pablo Casado para buscar un pacto entorno a un Gobierno de ‘unidad nacional’ de PSOE y PP, con amplia mayoría parlamentaria que garantice la estabilidad y los Presupuestos frente al chantaje continuo de PNV y ERC.

Un Gobierno de ‘unidad nacional’ que, mientras duda Sánchez el cese de Iglesias, debería de ofrecer sin demora el propio Pablo Casado desde el PP, si es que se lo consiente José María Aznar que es quien tiene (con ayuda de Álvarez de Toledo) el mando y la última palabra en el seno del PP.

Pero está ocurriendo que: Sánchez no se atreve a romper con Iglesias, reconociendo su fracaso y el error de sus alianzas con Podemos, PNV y ERC; y Pablo Casado no quiere ofrecer un pacto a Sánchez (o al PSOE), porque piensa que la crisis del coranovirus y las alianzas de Sánchez con  Iglesias y los soberanistas de PNV y ERC, van llevar a Sánchez al desastre y ello le dará al PP la oportunidad de ganar las elecciones, como cree Aznar.

La ausencia de diálogo y de entendimiento entre Sánchez y Casado, y las respectivas ambiciones de poder de ambos, por encima del interés general de España puede tener muy graves consecuencias para nuestro país. Como las que el coranovirus está causando en la economía española. Ahí incluidas las grandes y pequeñas empresas, autónomos y los más de dos millones de españoles que viven en la llamada ‘economía sumergida’.

Vamos a ver si Sánchez es capaz de cesar a Iglesias y de buscar con el PP un gran pacto de Gobierno de ‘unidad nacional’. Y en caso contrario vamos a ver si todo sigue igual y qué decisiones económicas acuerda el Consejo de a Ministros de este martes. A sabiendas Sánchez (como subraya la ministra Calviño) que ha de cuidar el tejido empresarial y los objetivos de déficit con la UE. De lo contrario cabría el riesgo de un hundimiento económico general.