Frente al Gobierno dividido, Gobierno de ‘unidad nacional’ PSOE-PP

El Gobierno PSOE-UP no es de coalición sino ‘bicéfalo’ porque lo presiden Pedro Sánchez y Pablo Iglesias al alimón. Y está agotado y fracasado por sus niveles de incompetencia y permanente fractura política e ideológica en el Consejo de Ministros donde ambas partes se han vuelto a enfrentar en pleno ‘estado de alarma’, y de crisis sanitaria, económica y social, nacional.

Dando con ello una pésima imagen de España, dentro y fuera de nuestras fronteras, y en plena crisis sanitaria del coranovirus con más de 200 muertos y 6.000 enfermos. Y con los ciudadanos de todo el país confinados en sus domicilios y asustados por el virus. Y por la incompetencia de un Gobierno en el que, además y como es habitual en Sánchez, no dice toda la verdad sobre la situación sanitaria y el progreso de la enfermedad.

De manera que algo importante y urgente tiene que pasar en España para dar un vuelco a ésta lamentable situación. Y ese algo debe pasar por el fin del vigente Gobierno de coalición PSOE-UP y la formación de un gobierno de ‘unidad nacional’ PSOE-PP, con o sin Sánchez en la presidencia.

En Alemania lo llaman la ‘gran coalición’ de los partidos conservadores y socialdemócratas y así se ha gobernado y ha progresado este gran país en los últimos decenios. En España debió de hacerse algo así en los últimos años, o algo parecido entre PSOE y Cs tras las elecciones de abril de 2019, pero Pedro Sánchez no quiso y Albert Rivera no se movió.

Sin embargo ahora estamos bajo el volcán del coranovirus y no hay más tiempo que perder ni existe otra solución para abordar el ‘estado de alarma’ nacional, que acaba de decretar el Gobierno de Pedro Sánchez, que la formación de un Gobierno de ‘unidad nacional’ del PSOE con el PP, que se sustente en una mayoría absoluta parlamentaria de 220 diputados.

Ofreciendo dentro y fuera de España una imagen de fuerza y de cohesión nacional que hoy no existe. E integrando en el Gobierno a ministros de una probada experiencia y eficacia política del PSOE y del PP y también con la presencia en el Ejecutivo de ministros independientes de alta cualificación.

Naturalmente, esto requiere la ruptura de los pactos de Sánchez con Unidas Podemos y con los soberanistas de PNV y ERC, porque es tiempo de poner en valor no solo la unidad política sino la constitucional. Y de acabar con la locura soberanista catalana, recuperando el prestigio de la Justicia y en pos de una batalla frontal contra el coranovirus y su impacto económico y social.

Además Pablo Iglesias y sus ministros han demostrado una incapacidad flagrante en la gestión pública y ausencia de lealtad al presidente Sánchez, creando en el seno del Ejecutivo varias crisis de unidad, como la última de ayer. Y para colmo UP no es un partido que respete la Constitución, la legalidad -dice que en España hay presos y exiliados políticos- ni la unidad nacional.

Y lo mismo pasa con el PNV -que ahora se acuerda de España- con su ristra de chantajes indecentes al Gobierno y al Estado, y con el loco, inhabilitado y condenado Quim Torra, y sus partidos adjuntos de ERC y JxCAT, dirigidos por un delincuente preso, Oriol Junqueras, y por un delincuente prófugo, Carles Puigdemont, ambos promotores y responsables del golpismo y de la crisis económica, de convivencia y social de Cataluña.

Y buena prueba de ello han sido las críticas de Urkullu y Torra al decreto de ‘estado de alarma’ que califican de aplicación emboscada del artículo 155 de la Constitución, rompiendo una vez más la solidaridad nacional.

Pedro Sánchez, autor de ‘Manual de resistencia’, esta vez no debe ni se puede equivocar. Y debe impulsar cuando antes el Gobierno de la ‘unidad nacional’ porque en estas tan graves circunstancias el PSOE no puede estar en manos de partidos que actúan fuera o al borde de la ley y desprecian el marco constitucional, mientras este país se desploma hacia un precipicio de desconocida profundidad.

Y si Pedro Sánchez no da ese paso hacia delante, probablemente lo darán otros dirigentes nacionales y regionales del PSOE, sin Sánchez y echando así por tierra el apoyo parlamentario del que el presidente disfruta. Y no solo por los graves errores cometidos por él y su Gobierno en el arranque de la crisis del coranovirus, sino porque el deterioro nacional lo exige para ofrecer un horizonte de esperanza a los españoles y una imagen de fuerza y unidad en la escena política y económica internacional.

Pedro Sánchez y sus temerarias alianzas, con populistas y soberanistas, han llegado al final de su demencial e irresponsable escapada de la estabilidad y del marco constitucional al que, sin demora, el PSOE debe de regresar.

Y si Sánchez duda en tomar la iniciativa del pacto nacional es Pablo Casado quien debe de hacer el ofrecimiento a Pedro Sánchez de esta necesaria y a la vez urgente ‘gran coalición’, incluso a sabiendas que Pedro Sánchez la va o la puede rechazar camino de su suicidio político en España y en el PSOE.

Se aproximan semanas preocupantes en la expansión de los contagios y de las muertes, respectivamente, de miles y cientos de ciudadanos y con alto riesgo para la respuesta del personal sanitario y del material de protección y hospitales que se necesita. Todo ello con el problema añadido del impacto económico y social que está generando la epidemia en nuestro país y en los españoles más vulnerables y desfavorecidos de la sociedad.

Y por todo esto urge por parte de Pedro Sánchez y de Pablo Casado una clara y decidida actuación de firmeza, credibilidad y de estabilidad. Y para ello no existe una mejor opción que la formación de un gobierno de amplia mayoría y ‘unidad nacional’.