‘Mesa 0’, soflama de Torra y ‘seguridad jurídica’

Para el inhabilitado y condenado por desobediencia Quim Torra lo más importante del primer encuentro -que llamó de reunión ‘cero’- de la ‘Mesa de Diálogo’ reunida en La Moncloa es que se haya reunido para abordar el ‘conflicto político’ catalán. Y que volverá a hacerlo en Barcelona el próximo mes de marzo. Aunque Torra subrayó que el Gobierno de Pedro Sánchez sigue sin dar unas ‘respuestas claras’ a sus peticiones del derecho de autodeterminación y de ley de amnistía.

De sus palabras y del comunicado conjunto, donde se habla de que estas conversaciones se celebran en un marco de ‘seguridad jurídica’ para así no mencionar a la Constitución y cubrirse el Gobierno de su presunta ilegalidad, se desprende que cuestiones relativas a políticas sectoriales (financiación e infraestructuras) se hablarán en otro lugar como la comisión bilateral Estado-Generalitat.

Torra, que insiste en pedir la presencia de un relator en estas reuniones, dijo en la Mesa que quienes debían de estar sentados ayer en La Moncloa eran Carles Puigdemont, Oriol Junqueras, Marta Rovira y Jordi Sánchez (dos de ellos presos y los otros dos prófugos de la Justicia).

Soflama que pudo haber sido respondida por Pedro Sánchez diciendo a Torra que estas personas que echa en falta no pueden sentarse en dicha Mesa porque han violado la legalidad, el Estatuto y la Constitución y por tanto son unos delincuentes que han sido condenados por la Justicia o se han fugado de España.

Pero está claro que Sánchez no ha querido recordar esa realidad y busca ganar tiempo para que ERC le apruebe ahora el ‘techo de gasto’ y antes de agosto los Presupuestos, lo que está condicionado a la marcha de la Mesa, aunque Torra niega que estas cuestiones o las elecciones catalanas puedan influir en las negociaciones, lo que es imposible de imaginar.

De manera que diálogo de sordos inicial. Torra insiste en la ley de amnistía para los golpistas y en la autodeterminación y Sánchez no responde sobre ambos temas y habla de políticas sectoriales, para disimular.

En todo caso la Mesa de Diálogo está en marcha y se reunirá todos los meses, aunque las cuestiones claves como los indultos a los presos del golpe de Estado y la consulta catalana que ofreció el Gobierno son dos asuntos que se tratarán en secreto y probablemente entre Pedro Sánchez y Pere Aragonés, PSOE y ERC.

La reunión le salió bien a Sánchez de cara a la votación del techo de gasto de los Presupuestos donde espera contar con el apoyo de ERC. Y luego ya se verá qué ocurre con todo lo demás.