Fractura en el CGPJ al confirmar a Delgado en la Fiscalía General

Continúan los destrozos en el ámbito judicial español. El último episodio ha ocurrido en el Consejo General del Poder Judicial, donde ayer se confirmó a Dolores Delgado como Fiscal General del Estado con 12 votos a favor y 7 en contra. Lo que confirma la fractura en el CGPJ y deja muy tocada a la Fiscal General por su clara connivencia con el Gobierno de Pedro Sánchez donde hasta hace poco fue Ministra de Justicia.

La propuesta y el nombramiento de la Fiscal Delgado tiene como objetivos desactivar la actuación de la Justicia en Cataluña para favorecer así a los partidos separatistas. Y sobre todo facilitar los indultos que Pedro Sánchez pretende conceder a los golpistas condenados en el Tribunal Supremo para que Oriol Junqueras pueda ser candidato a la presidencia de la Generalitat en las elecciones catalanas de los próximos meses.

Indultos que sin duda forman parte del capítulo secreto del pacto del PSOE con ERC que facilitó la abstención de ERC durante la investidura de Pedro Sánchez.

Unos indultos que podrían producirse en las próximas semanas si Torra, una vez confirmada su inhabilitación por el Tribunal Supremo, decide adelantar los comicios catalanes al próximo mes de marzo.

Precisamente para que ese adelanto no se produzca -y que podría forzar Carles Puigdemont desde Bruselas si pierde la inmunidad en el Parlamento Europeo- el presidente Sánchez tiene previsto reunirse con el inhabilitado Torra en los próximos días. Porque Sánchez necesita tiempo para preparar los indultos y la opinión pública española y pedirá a Torra que no adelante las elecciones catalanas.

Asimismo, se espera que la Fiscal Delgado dé instrucciones a los fiscales catalanes para desactivar los procesos en marcha en los tribunales sobre las secuelas del golpe catalán de 2017. Y otros actos de desobediencia tanto al Tribunal Constitucional como a la jurisdicción ordinaria, como los relativos a la negativa del Presidente del Parlament Torrent y de la mayoría de la Mesa de la Cámara sobre la inhabilitación de Torra y, en consecuencia, la pérdida de la Presidencia de la Generalitat.

La confirmación de Delgado como Fiscal General del Estado confirma la deriva del deterioro democrático e institucional español en este temerario y audaz cambio de Régimen que Pedro Sánchez y Pablo Iglesias están a punto de poner en marcha tras el pacto de Gobierno que nació de las pasadas elecciones del 10 de noviembre.

Un vuelco en la situación general del país que incluye, como un objetivo prioritario, el control de la Justicia por parte del Gobierno de Sánchez. Lo que no les va a resultar fácil porque vistas las primeras maniobras de Sánchez PP y Cs no van a permitir, y con razón, la renovación del CGPJ ni del Tribunal Constitucional. Lo que garantiza una dura batalla política y judicial.