Un Gobierno muy político y económico

La tensión con Cataluña bajo la que se esconden los indultos que Pedro Sánchez puede conceder a los presos golpistas condenados en el Tribunal Supremo y la aprobación de los Presupuestos de 2020, cuestión que está relacionada con el capítulo catalán porque necesitan del apoyo de ERC, son las dos cuestiones que van a marcar la acción política del nuevo Gobierno de coalición de Pedro Sánchez.

Un Ejecutivo donde el mayor peso político lo tendrán el Presidente Pedro Sánchez y su vicepresidente Pablo Iglesias, ambos líderes respectivos del PSOE y Unidas Podemos.

A ellos se suma un importante refuerzo del área económica que coordinará la vicepresidenta Nadia Calviño con la colaboración de importantes (por su trayectoria y currículum) ministros de: Hacienda, María Jesús Montero que también será Portavoz; Asuntos Exteriores, cargo que desempeñará, Arancha González Laya (una experta en comercio internacional); Industria donde sigue Reyes Maroto; Agricultura, donde continúa Luis Planas; José Luis Ábalos que permanece en Fomento y Luís Escrivá, responsable de Seguridad Social.

En los ministerios de Estado, además de la titular de Exteriores mencionada, Fernando Grande Marlaska continúa en Interior, Margarita Robles seguirá en Defensa y falta por conocerse el nuevo titular de Justicia que será una pieza clave en la crisis catalana y que sustituirá a Dolores Delgado que sale del Gobierno (tras haber escoltado a la momia de Franco) por su relación con el comisario Villarejo y su descontrol en la Fiscalía y la Abogacía del Estado.

Luego está el capítulo ecológico con la vicepresidenta Teresa Rivera y las cuestiones sociales donde el vicepresidente Pablo Iglesias tendrá su gran protagonismo, con los ministerios de Trabajo, Sanidad, Igualdad y Consumo.

En su conjunto el nuevo Gobierno mezcla la novedad de la incorporación de nuevos ministros con Iglesias como destacado nombramiento (aunque con otras tres vicepresidencias), y de la experiencia de los miembros del anterior Gabinete. Y entre las novedades destacan González Laya, Castels y Escrivá como técnicos con un buen currículum.

A la espera de los nombres de los ministros de Justicia y Cultura todos los demás ya han sido presentados y muy pronto prometerán sus cargos ante el Rey Felipe VI y celebrarán su primer Consejo de Ministros el martes próximo tras sus respectivas tomas de posesión.

Y buena suerte y aciertos le deseamos al nuevo Gobierno que nace con el estigma de los apoyos recibidos en la investidura de Sánchez por parte de Bildu y ERC. Pero este Gobierno va a necesitar mucho más que suerte de cara a la crisis catalana, a los esperados nuevos Presupuestos de 2020 y a la tensión que no cesa en el ámbito judicial. Tres cuestiones que forma parte de su difícil y necesaria estabilidad.