El TS bloquea a Junqueras y a Sánchez le quedan los indultos

En contra de la sentencia del Tribunal de la UE, donde se reconoció a Oriol Junqueras su condición de eurodiputado, el Tribunal Supremo de España ha decidido que Junqueras seguirá en prisión e inhabilitado y por tanto no será eurodiputado porque está sometido a la sentencia firme del TS del pasado 14 de octubre, que lo condenó por sedición y malversación.

Una decisión está del TS donde se subraya que el juicio de Junqueras (y del resto de condenados por el golpe catalán) quedó visto para sentencia el 12 de junio de 2019, un día antes de que Oriol Junqueras resultara elegido eurodiputado. Lo que contradice la sentencia del Tribunal de la EU donde se hace referencia a Junqueras cuando estaba en ‘prisión provisional’ y no en su condición de condenado a 13 años de prisión e inhabilitación.

Esta decisión del TS, que impide la libertad de Junqueras y el que pueda acudir el lunes a Bruselas a recoger su acta de eurodiputado, le complica a Pedro Sánchez el cumplimiento sus recientes pactos de investidura con ERC en los que prometió ‘dejar atrás la judicialización del conflicto catalán’, despreciando la autonomía e independencia de la Justicia española.

Motivo por el que ERC, que ha denunciado la decisión del TS, ya empezó a exigir a Sánchez los indultos a los condenados golpistas por el TS para que Junqueras recupere la libertad, sea políticamente habilitado, pueda asumir la condición de eurodiputado y sobre todo (es lo que más le interesa) participar como candidato de ERC a la presidencia de la Generalitat en las elecciones catalanas de los próximos meses.

La cuestión de los indultos de Sánchez parece figurar en el capítulo secreto de sus pactos con ERC, aunque ambas partes esperaban que la decisión se podría tomar después de mayo y una vez que ERC aprobara con Podemos y los otros socios de la investidura los Presupuestos de 2020.

Los que son esenciales para la estabilidad del Gobierno de coalición que se anunciará el lunes, con sus cuatro vicepresidencias (para dejar la de Pablo Iglesias reducida al 25 %). Una estabilidad sobre la que la diputada Bassa de ERC dijo que le importaba ‘un comino’ y que ahora, tras la decisión del TS, está en entredicho.

Salvo que Pedro Sánchez decida la inmediata concesión de los indultos a los golpistas catalanes condenados en el TS, abriendo con ello una gran crisis nacional y en el interior del PSOE. Y además con riesgo de que esos indultos sean rechazados por el Tribunal Supremo (hay precedentes), ante su interesada y evidente exclusiva utilidad política personal y partidaria de Pedro Sánchez (para seguir en La Moncloa), frente al sentir de la gran mayoría de los españoles y del interés general y el marco constitucional, donde figuran la primacía del Estado de Derecho y el imperio de la Ley.

Oriol Junqueras seguirá pues en la prisión de Llenoders y Pedro Sánchez en su dorada prisión de La Moncloa, donde permanecerá hasta que el propio Oriol Junqueras y Pablo Iglesias -sus carceleros virtuales- rompan con él.