El Rey ante la Pascua Militar

Sí complicado fue el discurso del rey Felipe VI en Navidad en medio de una muy alta tensión política, más complicado parece su discurso de la Pascua Militar en la víspera de la investidura de Pedro Sánchez en el Congreso de los Diputados con los votos favorables de PSOE, UP, PNV, BNG, MP, TE, CP y NC, y las abstenciones de ERC y EH Bildu.

Un momento sin duda histórico (por el Gobierno de coalición de la izquierda) en el que el rey Felipe VI hablará ante los mandos de las Fuerzas Armadas en su tradicional discurso de Pascua Militar, cuando crece la tensión política y la inquietud ciudadana por el que se considera pacto temerario de Pedro Sánchez con los marxistas de UP y el separatismo de PNV, Bildu y ERC.

Siempre se ha dicho que, a lo largo de la Transición, el rey Juan Carlos I siempre estuvo más ‘cómodo’ con los gobiernos del PSOE de Felipe González y José Luis R. Zapatero que con los del PP de José María Aznar y Mariano Rajoy. Pues a su hijo le va a tocar la novedosa experiencia de reinar con un gobierno del PSOE soportado por comunistas y separatistas. La que sin duda será la prueba de fuego de la Monarquía española.

La que toca vivir al rey Felipe VI, del que se puede decir que ha hecho gala  de una notable prudencia en tiempos de inestabilidad política e institucional de sus cinco primeros años de reinado, sin una sola legislatura completa, en los que tuvo lugar el fallido golpe de Estado catalán y donde se celebraron un total de cuatro elecciones generales.

Un tiempo difícil en el que Mariano Rajoy ‘declinó’ el encargo del Rey de presentarse a la investidura tras las elecciones generales de 2015, porque carecía de apoyos suficientes para resultar investido. Lo que sí aceptó e intentó Pedro Sánchez con el apoyo de Cs, aunque fracasó frente al PP y Podemos. Y lo que dio paso a la repetición electoral de 2016 donde Rajoy resultó investido con los votos del PP, Cs y PNV y la abstención del PSOE, tras dimitir Sánchez de la secretaría general socialista.

Posteriormente, el rey Felipe VI, durante el gobierno de Rajoy y a raíz del fallido de golpe de Estado catalán y del referéndum ilegal del 1-O, se dirigió a los españoles en un importante discurso, el de 3 de octubre de 2017, en el que reclamó al Gobierno reponer el orden constitucional. Lo que acabó con la aplicación en Cataluña del artículo 155 de la Constitución.

En 2018 se produjo y prosperó la moción de censura contra Mariano Rajoy, que se negó a dimitir y salió huyendo de La Moncloa y del PP dejando el país en manos de Pedro Sánchez. El que, desde su promontorio de poder, ganó las elecciones de abril de 2019 y desperdició la oportunidad en julio del pasado año de ser investido con ayuda de Podemos en un gobierno de coalición sin presencia de Pablo Iglesias y con apoyo externo de ERC que no exigía las grandes contrapartidas, porque entonces no se conocía la sentencia del Tribunal Supremo sobre el golpe catalán.

Y, ahora tras los comicios del 10 de noviembre y exhumada y trasladada la momia de Franco, estamos a punto de la investidura de Sánchez y de la llegada de un gobierno de coalición entre socialistas y marxistas que tiene el apoyo externo de lo más granado del separatismo vasco y catalán, de Bildu a ERC.

Y es en estas circunstancias en la que el rey Felipe VI pronunciará hoy su discurso de la Pascua Militar. Un discurso, como el de Navidad donde el Monarca cuidará su mandato moderador y su prudencia a sabiendas que le espera, a él y al conjunto de España, un tiempo político muy difícil en el que se pondrán a prueba la unidad de España, la legalidad y la Constitución. La que el Rey prometió guardar y hacer guardar ante el Parlamento nacional.