Johnson arrasa a Corbyn y garantiza el Brexit

El líder del Partido Conservador Boris Johnson ha ganado las elecciones del Reino Unido con una amplia mayoría absoluta de 364 escaños LO que supone para los conservadores una mejora en 46 diputados con los que supera en 38 diputados la mayoría absoluta de Cámara de los Comunes (326).

Este resultado garantiza, como está previsto, la salida de Gran Bretaña de la Unión Europea el próximo 31 de enero de 2020. Y de él se desprende una muy severa derrota del Partido Laborista que lideró Jeremy Corbyn con un programa radical de izquierdas y al que el escrutinio le atribuye 203 escaños (pierde 59), por lo que Corbyn debe presentar su dimisión de una manera inmediata tras haber cosechado la mayor de las derrotas laboristas de las últimas décadas.

Por otra parte el Partido Nacionalista de Escocía alcanza 48 escaños (13 más) y al Partido Liberal 11 (pierde 1). Y este resultados le deja a Boris Johnson expedito el camino del Brexit aunque, por otra parte, y dada la progresión escocesa aumenta el riesgo de la independencia de Escocia, país partidario de permanecer en la UE. Y todavía falta por ver que efecto tienen estos resultados en Irlanda del Norte.

Johnson, controvertido líder del Partido Conservador británico, ha logrado una gran victoria y ello pone fin al bloqueo político de un Parlamento que hasta hace poco era ingobernable (como lo es el español) y que a partir de ahora aprobará sin fisuras el final del Brexit y la salida del Reino Unido de la UE, así como los programas electorales conservadores que Johnson llevó en su campaña electoral.

Resultado electoral británico que sin duda es una excelente noticia para las instituciones y los líderes de los gobiernos europeos (reunidos desde ayer en Bruselas en el Consejo Europeo) que han sufrido el bloqueo del Brexit desde hace nueve meses. Y que, por fin, se ven liberados de la pesadilla británica. La que fue incapaz de evitar la ex primera ministra Teresa May, aunque ella fue coautora (con la UE) de los pilares esenciales del acuerdo para la salida del Reino Unido de la UE.

Los británicos recuperan su plena soberanía fuera de la UE pero, como se verá muy pronto, pagarán por ello un precio muy alto político, económico, financiero y social tras su salida de la UE. Y todavía más aún en la colonia de Gibraltar cuya relación con la UE ahora dependerá de España.

En el mundo global en que vivimos mandan las grandes potencias y el Reino Unido no lo es porque su imperio se acabó hace ya bastante tiempo y ahora va a necesitar acuerdos comerciales con la UE (donde se abrirá un proceso de negociación y transitorio de separación del Reino Unido de 11 meses hasta el 31 de diciembre de 2020). Y con los EE.UU. donde se espera que Donald Trump reciba con los brazos abiertos y la propuesta de libre cambio a su amigo Boris Johnson.

Para Europa la marcha del Reino Unido será una histórica pérdida (que sienta un peligroso precedente en la UE). Pero también una satisfacción porque va a permitir a su núcleo duro (Francia, Alemania, Italia y España) avanzar con rapidez en pos de una mayor integración política, para poner así en marcha políticas como las dec de Defensa y Seguridad (que vetaba Londres por el encargo de Washington) y para reforzar la unión monetaria, bancaria y fiscal.

Se acabaron pues los vetos habituales del Gobierno de Londres en la UE. Y en las cuestiones estratégicas la intromisión de USA en Europa a través del Reino Unido. A cuyo ingreso, en la anterior CEE, siempre se opuso desde París el general De Gaulle diciendo que Inglaterra era ‘El Caballo de Troya’ de USA en la Europa continental, lo que era y fue una gran verdad.

Una Europa a la que ha menospreciado y maltratado Donald Trump y que está a punto de liquidar la OTAN, a la que Trump tildó de ‘obsoleta’, lo que además es cierto, y que acaba de celebrar su 70 cumpleaños en Londres y en plena desunión y camino de su desaparición.

Triunfo pues electoral y sin paliativos de Boris Johnson, fin de la era Corbyn en el laborismo británico y cuidado con Escocia. Y sobretodo se acabó la pesadilla del Brexit y a partir de ahora los 27 países de la UE, que habrán perdido una gran nación como es el Reino Unido, serán compensados con una Europa más fuerte y más unida porque la marcha de Gran Bretaña será también para Europa una verdadera liberación.