Sánchez no tiene atada la investidura

Última concesión de Pedro Sánchez a ERC: se verá con Quim Torra en La Moncloa. Para disfrazar este obligado encuentro Sánchez se reunirá también con el resto de presidentes autonómicos. Y para pedir la abstención a Bildu Sánchez ha encargado a Adriana Lastra que se reúna con todos, incluido Vox.

Como guinda de estas rectificaciones de urgencia, que revelan que no tiene atada la investidura, Sánchez anunció que se verá la semana próxima con Casado y Arrimadas en Moncloa, lo que anuncia un ‘Plan B’ por si les falla ERC. Ello revela la máxima inquietud y preocupación de Sánchez, porque no está seguro de lograr la investidura.

La que el Rey Felipe VI ha comunicó ayer a la Presidenta del Congreso, Meritxell Batet, proponiendo a Pedro Sánchez como candidato oficial a la investidura de Presidente del Gobierno. Es la tercera vez que el monarca presenta la candidatura de Sánchez y, como en los casos anteriores, Pedro Sánchez se ha ofrecido al monarca a someterse a dicho proceso a pesar de no tener los apoyos suficientes en el Parlamento para salir airoso.

En una breve declaración, donde anunció que se verá con Pablo Casado e Inés Arrimadas, los presidentes autonómicos (para ver a Torra) y que Adriana Lastra hablará con todos los partidos (Vox incluido para pactar con Bildu), Pedro Sánchez informó que había comunicado al Rey su disposición para someterse a la investidura y su intención de formar un Gobierno de coalición con Podemos y de buscar la abstención de ERC en unas negociaciones que se negó a comentar y que siguen sometidas al máximo secreto.

Asimismo Sánchez declaró que por ahora no tiene fecha para la investidura lo que parece descartar que pueda ser antes de Navidad. Y lo que depende del resultado de las negociaciones que se celebran entre los representantes del PSOE y de ERC, en las que tanto Pedro Sánchez como Oriol Junqueras tendrán la última palabra.

Antes del encuentro de Sánchez con el Rey, el Jefe del Estado ha recibido al líder de la Oposición y presidente del PP, Pablo Casado, a Santiago Abascal de Vox y a Pablo Iglesias de Unidas Podemos. Con anterioridad el monarca recibió a Inés Arrimadas, la representante de Cs, que ha dicho al Rey que su partido desearía un pacto de investidura y de Gobierno entre PSOE, PP y Cs en pos de una coalición constitucional que garantice la estabilidad a lo largo de la legislatura.

Una propuesta alternativa y democrática y constitucional (y puede que a la vez constituyente, para reformar la ley electoral) de la que Pablo Casado no quiere oír hablar, con grave irresponsabilidad por parte del presidente del PP. El que pretende que Cs y Navarra Suma sustituyan a ERC en los pactos de Sánchez y carguen con la responsabilidad de la coalición PSOE-UP.

Casado evita cualquier paso que le comprometa y prefiere los pactos de Sánchez con Podemos y ERC a un gobierno constitucional. Al tiempo que se mantiene como la ‘reserva espiritual de Occidente’ -como dirían los que fueron los fundadores del PP-, ejerciendo de alternativa y de oposición.

Sin embargo el gran optimista, sin duda tan audaz como temerario, es Pedro Sánchez que ayer le transmitió al Rey Felipe VI ese eslogan que tanto gusta a su nuevo socio Pablo Iglesias: ‘si se puede’. Y en consecuencia el Rey, por tercera vez, le ha vuelto a proponer para que se someta a la investidura una vez que alcance un acuerdo con ERC. El que, según Pedro Sánchez, se hará público (porque lo exige ERC) y estará dentro del marco constitucional, lo que también está por ver.