El PSOE acepta el ‘conflicto político’ y amenaza a ERC

Lo hemos dicho varías veces y no nos vamos a cansar de repetirlo: en Cataluña no hay un conflicto político ni exclusivamente de convivencia. En Cataluña lo que hay es: un problema de orden público, de amenaza a las libertades y derechos de los ciudadanos por sus actuales gobernantes, y un problema muy grave de legalidad, porque no se respeta la ley, el Estatuto y la Constitución.

De manera que la insistencia del PSOE en afirmar (ahora por escrito) tras su segunda reunión con ERC para pactar la investidura de Pedro Sánchez, que en Cataluña ‘hay un conflicto político’ eso es un insulto a la inteligencia y al conjunto de los españoles. Y una primera y humillante concesión de Pedro Sánchez al preso y golpista Oriol Junqueras.

Lo que por otra parte anuncia que Sánchez tendrá que hacer muchas más concesiones a ERC si quiere que este partido se abstenga en su investidura.

Aunque el líder del PSOE ha enviado un mensaje amenazante a ERC al decir que ‘no habrá terceras elecciones’. Lo que significa que si no hay acuerdo con ERC lo habrá con el PP.

Las negociaciones siguen aunque está por ver por donde se encauzan o descarrilan porque ERC insiste en que la solución al falso conflicto político pasa por el compromiso del PSOE a aceptar una mesa de negociación entre el Gobierno de España y el gobierno catalán, como si de dos Estados se tratase, y en negociar el derecho de autodeterminación.

Lo que sería, si Sánchez acepta cualquiera de las cuestiones o las dos, una rendición del Estado en toda regla ante el separatismo catalán. De ahí que lo que buscan los negociadores del PSOE sea rebajar las exigencias de ERC o disfrazarlas con palabras equívocas. O alusiones indirectas para que cada uno pueda interpretar el acuerdo como quiera. El PSOE diciendo que ellos no han cedido y ERC presumiendo de haber doblegado al PSOE.

Aunque por ahora el hermetismo de la negociación, que seguirá el próximo martes día 10, es absoluto. Y más secreto aún es el capítulo de los indultos de Sánchez a los golpistas catalanes que subyacen al fondo de este diálogo que en el PSOE ven con cierto optimismo. Porque habrá una tercera reunión y porque esta vez hubo comunicado conjunto y en él se habló del ‘conflicto político’ y de ‘soluciones políticas’ a ese conflicto.

Todo va pues en secreto, entre otras cosas para evitar interferencias de los barones del PSOE más críticos con los pactos con ERC como son Page (La Mancha), Vara (Extremadura), Lambán (Aragón) y Caballero (Galicia). Y a no perder de vista las duras críticas de ex parlamentarios constituyentes y de académicos (muchos de ellos del PSOE) al posible acuerdo de Sánchez con los dirigentes de ERC.

Nada está cerrado aunque en el PSOE consideran que se está avanzando al tiempo que mantienen la fecha del día 20 para la investidura de Sánchez. La que tiene de los nervios a Pablo Iglesias porque sabe que aún está en juego su anhelada vicepresidencia en el Gobierno de coalición.

Y si Iglesias está muy nervioso de Sánchez se puede decir que está tenso con esta negociación mientras insiste en afirmar que no habrá unas terceras elecciones. Lo que es una manera de amenazar y decir a ERC que si ellos no facilitan su investidura, el PSOE tendrá que pactar con el PP.