Ayuso eclipsa a Casado

Pablo Casado, desaparecido de la política nacional, corre el riesgo de ser eclipsado en los medios de comunicación por el protagonismo y las no pocas ocurrencias de su presidenta madrileña, Isabel Díaz Ayuso. La que ya ha dado sobradas muestras de incompetencia y de frivolidad política.

Y si esto sigue así Casado pagará caro el haber propuesto a la pintoresca Díaz Ayuso como candidata del PP a la Comunidad de Madrid (donde perdió el 40 % de los escaños en los comicios del 26-M). La que ahora preside con la ayuda de otros dos políticos discutidos del centro derecha como son: el agresivo Ignacio Aguado de Cs y la cuestionada Rocío Monasterio de Vox, hoy bajo sospechas de fraude en proyectos de arquitectura en Madrid.

Y es este trío de Ayuso, Aguado y Monasterio el que pretende presentarse como la alternativa política o valladar, desde la Puerta del Sol madrileña, al gobierno de coalición de Pedro Sánchez y Pablo Iglesias, dos políticos de mayor fuste y experiencia que los ruidosos madrileños.

Los tres ‘mosquiteros’ que aseguran que las políticas económicas, fiscales y sociales del Gobierno progresista de Sánchez e Iglesias ‘no pasarán’ las líneas defensivas azules de la Comunidad de Madrid.

Cuídese Casado de ansia de protagonismo de la ocurrente Ayuso que ya le ha causado no pocos problemas. Como cuando declaró semanas atrás que el PP debía facilitar la Presidencia de Pedro Sánchez, lo que provocó nervios y desconcierto en la sede central del PP.

Donde todavía se preguntan quién fue el culpable de promocionar a Ayuso (parece que fue Pío García Escudero) y el porqué se tomó tan temeraria y arriesgada decisión, cuando el PP podía haber optado por candidatos más sólidos y con mayor experiencia, como los expresidentes madrileños Ángel Garrido y Pedro Rollán.

Pero Casado confirmó a Ayuso para evitar que un peso pesado le hiciera sombra desde la Puerta del Sol. Pero ahora resulta que es Ayuso la que empieza a eclipsar a Casado desde su insufrible levedad, con su colección de ocurrencias y un equipo de gobierno madrileño -plagado de colocados de Génova 13- de escaso nivel para gestionar el importante Presupuesto madrileño y sus servicios públicos.

Resulta asombroso que Casado no entendiera la importancia que para el PP y para España tenía la Comunidad de Madrid y  no ofreciera un candidato y un equipo de la mayor experiencia y altura política, sabiendo como sabía que Sánchez iba a ganar las elecciones y llegaría al Gobierno de España.

Pero ese es el nivel de Casado y como dice la cita bíblica en referencia a los falsos profetas: ‘por sus frutos los conoceréis’. Y los frutos que Casado está cosechando en Madrid (el alcalde Almeida tampoco es un gobernante de alto nivel) son muy escasos y dan una pobre imagen del presidente del PP. El que todavía está por proponer alguna alternativa al Gobierno que Sánchez está negociando con Podemos y ERC.