El PP intenta presionar al PSOE

Bastaría que un puñado de diputados socialistas decidieran abstenerse en la investidura de Pedro Sánchez para derribar el Gobierno de coalición que el pasado martes firmaron el líder del PSOE y Pablo Iglesias en nombre de UP.

Y la gota que puede derramar ese vaso y que entraría como un torrente en el debate nacional sería la promesa de Pedro Sánchez, de momento oculta, de conceder los indultos a los políticos condenados en el Tribunal Supremo por los delitos de sedición, malversación y desobediencia.

Una promesa sin la cual ERC no facilitará la investidura porque, además de la puesta en libertad de los condenados, Oriol Junqueras espera el fin de su inhabilitación para ser el candidato de ERC a la presidencia de la Generalitat en los comicios catalanes de la próxima primavera.

Y ¿cómo caerán esos indultos -que pueden ser recurridos ante el TC- entre las bases, dirigentes y votantes del PSOE? Pues seguramente muy mal a pesar que Sánchez e Iglesias los envolverán en un bonito papel de celofán con el discurso del ‘diálogo y la convivencia’. Discurso con el que pretenden ocultar el verdadero y principal problema de Cataluña que no otro que el de la ausencia de orden público y de legalidad.

Es en estas circunstancias en las que desde el PP surgen voces que incitan a dirigentes y sobre todo a diputados socialistas a rebelarse contra el pacto del abrazo de Iglesias, para facilitar otro acuerdo del PSOE con Cs y PP que están comprometidos con el marco constitucional.

Algo a lo que por el momento se resiste a entrar de manera franca Pablo Casado, aunque son muchas las voces que desde el interior del PP -como la de Feijóo’- que piden a Casado una iniciativa para que Sánchez abandone el pacto con Podemos y renuncie a los indultos y a otras concesiones a ERC.

Un partido ERC que Oriol Junqueras dirige desde la prisión de LLenoders y que sufre las presiones de Puigdemont y su partido PDeCAT para que ERC no apoye la investidura de Sánchez y provoque un nuevo bloqueo político y un caos institucional nacional. Del que sólo se podría salir mediante el pacto del PSOE con el PP (la gran coalición).

Lo que tendría consecuencias imprevisibles en el seno del PSOE y del PSC, y lo que volvería a dejar a Pablo Iglesias por segunda y puede que última vez a las puertas del cielo del poder. Motivo por el que Iglesias está volcado en convencer a Junqueras para que ERC apoye la investidura de Sánchez y cuando antes mejor, aunque sólo sea por su interés personal y mal menor.